Ximo Navarro es duda en un Alavés que recupera efectivos en ataque

Guidetti gesticula tras Laguardia en el entrenamiento de ayer en Ibaia./D. A.
Guidetti gesticula tras Laguardia en el entrenamiento de ayer en Ibaia. / D. A.

El central andaluz entrenó al margen del grupo por molestias en el nervio ciático, mientras Abelardo recupera a Jony y Guidetti

Jon Aroca
JON AROCA

La derrota del pasado viernes en casa del Getafe fue un aviso para la plantilla del Deportivo Alavés. Ese 4-0 refrendó algo que semana tras semana repite Abelardo: es muy difícil ganar en Primera División. Los 32 puntos que tiene el equipo vitoriano, cifra privilegiada, evidencian el buen hacer de los albiazules, pero no aseguran nada. Y es que, este año parece que con menos de cuarenta puntos no se podrá eludir el descenso.

Por eso, la plantilla albiazul quiere dar un golpe sobre la mesa y reivindicarse contra un Rayo Vallecano que va a más. Así lo aseguró ayer un Burgui que desde la salida de Ibai y la inoportuna lesión de Jony se ha hecho con un hueco en el once titular. «El partido de Getafe fue duro para nosotros. Teníamos muchas ganas de afrontar ese encuentro y nos ganaron merecidamente. Hemos hecho autocrítica y trabajado muy bien esta semana. Tenemos muchas ganas de conseguir los tres puntos en Mendi», resumió el extremo.

El extremeño está ante su gran oportunidad para consolidarse en el once albiazul. En Girona jugó bien y el propio Abelardo le felicitó tras el partido, pero en Getafe no salió de la tónica gris general del equipo. Para un jugador que necesita estar enchufado para destacar, las palabras del Pitu pueden ser la gasolina perfecta. «Intento ayudar en lo que puedo. Sé que tengo la confianza del cuerpo técnico y de mis compañeros. El último partido no salió como deseaba, pero tenemos muchas ganas de jugar el lunes», aseguró el canterano del Real Madrid.

Tampoco quiso cerrar la posibilidad de actuar en la banda derecha, más aún con Jony ya integrado completamente en la dinámica de grupo. El asturiano se lesionó días después del partido contra el Valencia del día 5 y se estimó que estaría fuera cerca de un mes. Que sea titular contra el Rayo todavía parece precipitado, pero sí que podría gozar de minutos.

Vuelve Guidetti

En Getafe tampoco estuvo Víctor Laguardia. El central albiazul se perdió por acumulación de tarjetas su primer partido de la temporada. No fue únicamente su baja la causante de la derrota, pero la jerarquía que aporta el zaragozano es indudable. Laguardia, además de liderar la zaga albiazul, impulsa las virtudes de sus compañeros.

Sin embargo uno de ellos, Ximo Navarro, es duda para el partido del lunes. El central granadino sufre «una serie de molestias como consecuencia de una irritación en el nervio ciático que le están impidiendo entrenar con normalidad». Ayer se ejercitó en solitario a un ritmo menor. Así, su concurso es dudoso, aunque no está descartado. Si finalmente causa baja, se simplificaría el rompecabezas defensivo. Laguardia y Maripán compondrían una pareja de centrales ayudada por Martín y Duarte en los carriles.

El que sí que ha vuelto a los entrenamientos de grupo es John Guidetti. El delantero sueco no estuvo presente en la sesión del jueves por un proceso gripal. Una vez superado, vuelve a estar disponible para Abelardo. Sin embargo, parece poco probable que el asturiano altere su pareja habitual de delanteros para dar cabida al sueco, que este año ha tenido un papel secundario. Desde octubre ha disputado poco más de setenta minutos y sólo ha tenido algo más de protagonismo en Copa.

Muchas dudas y pocas certezas porque, con todo, el Alavés sólo tiene la baja confirmada de Tomás Pina, que vio contra el Getafe su quinta amarilla y deberá descansar. Con Manu García consolidado en el once titular, Mubarak Wakaso y Darko Brasanac se disputarán un puesto en el once titular. El segundo es suplente desde hace varias semanas y el ghanés ha perdido protagonismo en los esquemas de Abelardo, aunque disputó algunos minutos en el Coliseum de Getafe. Todavía tendrá dos sesiones más Abelardo para perfilar su once titular y recuperar efectivos. El Rayo espera, y lo hace en forma.