Sobrino ya es jugador del Valencia

Rubén Sobrino, en un partido con el Alavés./Rafa Gutiérrez
Rubén Sobrino, en un partido con el Alavés. / Rafa Gutiérrez

El club vitoriano accede a vender al delantero por una cifra cercana a los 5 millones. El manchego firma hasta 2022

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

El Alavés y el Valencia han cerrado este jueves los últimos detalles para formalizar el traspaso de Rubén Sobrino. En una operación relámpago que se cocinó en cuestión de horas, el club accedió a vender al delantero manchego, que firma un contrato hasta 2022, por una cifra cercana a los 4 o 5 millones de euros, más del doble de lo que pagó al Manchester City en verano de 2017. El conjunto albiazul medita ahora buscar un recambio a contrarreloj.

Sobrino se convirtió durante la mañana del miércoles en la principal alternativa para el Valencia tras las complicaciones de incorporar a 'Chicharito' Hernández, del West Ham. El equipo de Marcelino necesitaba un recambio de garantías para Rodrigo y Santi Mina, algo que no ha encontrado hasta el momento en Michy Batshuayi ni en Kevin Gameiro. La urgencia por reforzar la delantera para tratar de reengancharse a la lucha por entrar en Europa y el inminente cierre del mercado obligaron al club de Mestalla a reconducir su hoja de ruta, lo que le llevó a fijarse en Sobrino.

El Alavés ha decidido traspasar a un jugador que consideraba valioso, pero que no entraba en el grupo de piezas imprescindibles del equipo, donde estarían Pacheco, Laguardia y Pina, además de los cedidos Calleri y Jony, a quien el club desea incorporar en propiedad en las próximas semanas. Ahora, sin embargo, deberá sobreponerse a la marcha de dos jugadores (Ibai y Sobrino) que superaban los mil minutos en el presente curso. Para paliar la ausencia del primero, el conjunto vitoriano tiene ya cerrada la incorporación de Inui, cedido por el Betis hasta junio, y buscará un relevo inmediato para el ex del Manchester City, ya sea con un recambio para las alas o para mantener la nómina de delanteros. Tampoco se descarta que incluso realice dos movimientos antes de la medianoche.

Al margen de Jonathan Calleri, a día de hoy insustituible, ninguno de los tres delanteros se ha terminado de consolidar en el once de gala. Bastón ha actuado con mayor asiduidad en las últimas semanas, pero depende demasiado de los goles que anota por su reducido impacto en el desarrollo del juego. Guidetti se encuentra todavía muy alejado de su mejor versión, pero el Alavés todavía confía en recuperarlo, y más tras los pequeños brotes verdes que mostró en el duelo ante el Rayo. Es más, pese al posible interés de varios equipos turcos, según aseguró su agente, aún no ha llegado una oferta formal por el sueco. El rol de Sobrino, mientras tanto, resultó determinante en las primeras jornadas, en la que fue su arranque de campaña más destacado, pero perdió algo de fuelle hasta que acabó desplazado a la banda como solución de emergencia a la salida de Ibai.

El Valencia interpreta que la velocidad de Sobrino encaja a la perfección con su estilo de juego, que busca a los delanteros con balones profundos y al espacio. El equipo de Marcelino atraviesa una asombrosa crisis goleadora en Liga, donde hasta hace poco era el segundo peor en ataque. Los registros que ha acumulado Sobrino en los últimos años, sin embargo, tampoco lo retratan como un artillero estelar. Es más, las cuatro dianas que ha logrado en los 22 partidos que ha disputado en todas las competiciones representan su mejor marca a estas alturas de la temporada en Primera, ya que el pasado curso anotó cinco en toda la campaña y se quedó en tres en su estreno en la máxima categoría.