Con la tensión por los suelos

Valencia - Alavés en directo: Liga Santander 2017-18, online /E. C.
Valencia - Alavés en directo: Liga Santander 2017-18, online / E. C.

Barrido en la primera parte y salvado de una goleada por Pacheco, el Alavés cae ante un notable Valencia y encadena la tercera derrota antes del parón liguero

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

El Alavés palidece y necesitará un reconstituyente con grandes dosis de vitamina durante este paréntesis liguero. Al menos, si quiere volver a encontrarse a sí mismo. Con la tensión por los suelos, a falta del azúcar competitivo que le empujó a una remontada memorable, la escuadra albiazul resultó este sábado barrida en Mestalla. Aunque el apañado y hasta pulcro 3-1 que reflejó el resultado sea de lo más normal ante las flagrantes diferencias entre ambos equipos, la realidad habla de una escuadra albiazul que apenas existió más allá del cuarto de hora inicial. Es decir, mientras se disputó el partido real sobre el césped. Después, un inspirado Pacheco neutralizó la avalancha del entonadísimo Valencia para evitar una goleada sonrojante antes del descanso.

Ni siquiera tras el tanto de Rubén Sobrino, el segundo consecutivo, hubo demasiado tiempo para soñar. Aunque meterse de nuevo en el partido ya resultó una hazaña de gran calibre para desesperación de un incrédulo Marcelino. Pero otro tanto en contra casi a continuación, que pudo haber llegado antes o después ante la porosidad albiazul, certificó la tercera derrota consecutiva, más allá de que el Alavés se soltase después para amenazar el área de Neto. El margen con el descenso es todavía abismal -diez puntos a falta de 27 por disputarse-, pero se trata de que el conjunto de Abelardo sea capaz de recuperar la imagen de equipo rocoso y agresivo que ha perdido en los últimos tiempos. No es algo sencillo cuando las dinámicas cambian, pero resultará necesario para zanjar la temporada sin sobresaltos.

3 Valencia

Neto; Montoya, Gabriel, Garay (Murillo, m. 46), Gayá; Soler, Parejo (Maksimovic, m. 83), Kondogbia, Guedes; Rodrigo (Vietto, m. 71) y Zaza.

1 Alavés

Pacheco; Martín, Laguardia, Ely, Duarte; Hernán Pérez, Pina, Manu García, Pedraza (Ibai, m. 60); Sobrino (Burgui, m. 71) y Munir (Guidetti, m. 60).

Goles
1-0, m. 19. Rodrigo. 2-0, m. 33. Zaza. 2-1, m. 48. Sobrino. 3-1, m. 53. Laguardia, en propia puerta.
Árbitro
Munuera Montero. Ha amonestado a Kondogbia por el Valencia y Pina por el Alavés.
Incidencias
35.261 espectadores en Mestalla.

Vaya por delante que visto el partido y los momentos de forma de ambos equipos, puntuar este sábado en Mestalla entraba dentro de lo quimérico. Por supuesto con un pésimo encuentro como el perpetrado por la tropa alavesista, pero también con uno bueno o incluso muy bueno. Porque si en la eliminatoria copera, solventada con fortuna y penaltis por los valencianistas, el Alavés se mostró hace unas semanas pletórico física y mentalmente ante un rival superior en calidad pero bastante apagado, el reverso de la moneda se observó ayer con claridad sobre el césped de Mestalla. Parar a un adversario en órbita -19 puntos sumados de los últimos 21 en juego- y con hombres como Gayá, Parejo, Guedes, Rodrigo y Zaza tirando en plena aceleración combinaciones de seda y remates dañinos está al alcance de pocos. Desde luego, lejos de las posibilidades de un conjunto albiazul que ha desteñido en el último tramo liguero.

Extender la alfombra y 2-0

El Alavés, eso sí, pecó al extender la alfombra con condescendencia tras un inicio donde pareció sostenerse sin apuros e incluso rozó el tanto en un cabezazo de Sobrino que salvó Neto. Al margen de la energía que faltó en las disputas y las segundas jugadas, uno de los pecados capitales resultó perder la capacidad de repliegue que siempre ha mostrado la escuadra albiazul. Permitir las transiciones rápidas al Valencia es una invitación al desasosiego permanente. Aunque, es verdad, el conjunto local pudo marcar de cualquier manera. Desde que Pacheco sacó una acrobática mano al tiro envenenado de Parejo se abrió la veda. Pina y Manu García resultaban insuficientes para controlar mínimamente el centro del campo, Gayá y Guedes abrían constante boquetes por la izquierda, Zaza y Rodrigo combinaban potencia y sutilezas...

LAS CLAVES

Lo mejor
El tanto de Sobrino tras asistencia de Martín que metió al equipo en el partido unos minutos
Lo peor
Desajustes continuos tras el primer gol del Valencia que pudieron acabar en un resultado sonrojante

Hasta que un cóctel de todas las habilidades valencianistas y deficiencias albiazules acabó por convertirse en el empate. Una jugada de escuadra y cartabón desde la defensa. De esas que en otros momentos el Alavés hubiera interrumpido en cualquier zona del campo y se repetirá como ejemplo de perfecta acción combinativa. Desde ese momento hasta el descanso desapareció la escuadra albiazul. El bombardeo sobre Pacheco resultó estremecedor y se saldó por fortuna con un solo tanto más. En fuera de juego milimétrico de Zaza en una acción a balón parado, aunque Munuera dejó pasar después un más que probable penalti del meta alavesista sobre Soler.

Partido abierto y sentencia

El paso por los vestuarios pareció al menos despertar al Alavés, que amenazaba hasta entonces ruina. Sin noticias en ataque de Pedraza ni Munir, más allá de una falta desde el borde del área, los habituales estiletes alavesistas. Pero el conjunto albiazul cuadró una jugada entre Manu García y Martín, que acertó en la asistencia para el remate cruzado de Sobrino. Vida dentro del caos. Apenas cuatro minutos, eso sí. El tanto desató el ansia albiazul por empatar y abrió el duelo, durante algunos unos momentos espectacular. Ya se sabe que si el partido es bueno suele ganarlo el mejor. Así que la sentencia llegó en un tanto en propia puerta de Laguardia.

Abelardo solo reaccionó después, con la entrada de Ibai y Guidetti, y el vizcaíno dispuso de dos buenas oportunidades. Parecía pedir demasiado. Acabar con opciones un choque donde evitar una goleada ya resultó extraño.

 

Fotos

Vídeos