Sivera coloca sus cartas sobre la mesa frente a Pacheco

Sivera, en el partido de Copa del Rey frente al Getafe./E. C.
Sivera, en el partido de Copa del Rey frente al Getafe. / E. C.

El guardameta, llamado a ocupar la portería albiazul en el futuro, mostró algunas de sus mejores virtudes bajo palos en El Berrón

JON AROCA

Nunca es fácil la labor del portero suplente. Muchas veces olvidado, tiene que responder con acierto a las pocas ocasiones en las que está llamado a actuar. Su labor está muchas veces en un segundo plano, pero su figura se erige en muchos momentos casi tan importante como la del primer portero.

Es el caso de Antonio Sivera, que porta, de momento, la etiqueta de portero suplente del Alavés. El joven alicantino, a punto de cumplir 22 años, afronta esta temporada su segundo año en Vitoria. Llegó el año pasado procedente del Valencia a cambio de 2 millones de euros y con la vitola de ser uno de los porteros más interesantes del panorama nacional.

Su primer curso respondió, en gran medida, a las expectativas. Fernando Pacheco fue amo y señor de la meta de Mendizorroza y Sivera tuvo contadas oportunidades para mostrar su valía. Respondió bien en Copa del Rey, y solo en el encuentro de ida contra su exequipo tuvo un error. Un balance con más claros que oscuros.

En Liga, la suerte no le acompañó. Con la salvación en el bolsillo una vez disputada la jornada 34, parecía que iba a tener cuatro encuentros por delante para ir haciéndose a Primera, la que si nada se tuerce será su compañera de baile dentro de no mucho. Partió como titular en la jornada 35 contra el Atlético, pero una desafortunada acción mediada la segunda mitad rompió de lleno la hoja de ruta. Un golpe contra el palo al parar un balón le lesionó la clavícula. El parte médico era claro: 8 semanas de baja. Adiós a la temporada y a la desconexión total en verano.

Buenas paradas

Esta pretemporada, por tanto, tiene una importancia especial para Sivera. Más aún con la continuidad de Pacheco en el aire. Esa posible salida se ha enfriado, pero no ha impedido que el alicantino haya sido uno de los protagonistas.

Contra el Oviedo cuajó su mejor encuentro de la pretemporada. Salvó al equipo en varias ocasiones y demostró algunas de sus mejores virtudes. Es un guardameta ágil bajo palos y capaz de realizar paradas de mérito. Es joven y algunos errores en salidas en otros partidos evidencian que tiene un amplio margen de mejora. Aún así, va demostrando poco a poco sus virtudes.

 

Fotos

Vídeos