Deportivo Alavés

El servicio personalizado del albiazul Jony

Jony Rodríguez realiza un centro al área durante el partido contra el Betis en Mendizorroza. /J. Andrade
Jony Rodríguez realiza un centro al área durante el partido contra el Betis en Mendizorroza. / J. Andrade

El extremo alavesista, de corte clásico e incisivo, intenta conocer a los delanteros para que sus centros al área se conviertan en una cuestión de instinto

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

A Jony Rodríguez apenas le ha mellado la revolución de los extremos. El asturiano interpreta el fútbol desde una perspectiva clásica, un tanto alejada de esa reconversión global que ha transformado a los regateadores natos en delanteros a pierna cambiada y que ha puesto en jaque la histórica sociedad entre el jugador de banda y el rematador puro. El atacante del Alavés busca siempre la manera más rápida y efectiva de llegar a puerta, que en este deporte es casi siempre opuesta a la línea recta. Intenta llegar a la raya del fondo, conectar con el delantero y, si encuentra el espacio, realizar la jugada individual. Pero esa última opción nunca puede llegar a ser una obsesión para lograr el vanidoso lucimiento personal.

«Cuando llego nuevo a un sitio, intento hablar con los delanteros para saber dónde se sienten cómodos en el remate para colocar los centros», reconoce Jony, el fichaje que mejor y más rápido se ha adaptado al sistema y el estilo de Abelardo. Es cierto que el jugador cedido por el Málaga partía con cierta ventaja porque conocía a la perfección a su entrenador desde la etapa que compartieron en el Sporting, pero su rendimiento le ha convertido por derecho propio en una de las armas más afiladas del Alavés.

La clave

234
minutos ha disputado el extremo asturiano, el noveno jugador más utilizado por Abelardo.

El servicio personalizado de Jony con los delanteros, que dio magníficos frutos durante su última segunda vuelta con el Sporting (cinco goles y cuatro asistencias), empieza a tomar forma en el Alavés. «Poco a poco, los delanteros y yo nos entendemos», afirma el atacante, quien se remite al tanto de la victoria ante el Espanyol como mejor prueba. «Sobrino entra bien desde atrás. Recorrimos 60 o 70 metros para seguir la jugada y fue un gol muy bonito», explica Jony, la única incorporación del verano que ha entrado de lleno en el once de gala.

El periodo de adaptación del asturiano tan solo se dilató unas pocas semanas. Ha disputado los tres choques de Liga como titular, y solo su enorme desgaste físico le ha impedido inscribirse en el selecto grupo de jugadores que han participado el 100% de los minutos. Jony fue uno de los hombres más activos del ataque ante el Barcelona, donde tuvo casi imposible brillar por el abrumador dominio de los blaugrana y la abismal distancia que le separaba de Ter Stegen, y frente al Betis. Sus prestaciones disminuyeron de forma leve durante el primer tiempo contra el Espanyol, aunque la acción del 2-1, en la que protagonizó una conducción de punta a punta, disipó cualquier duda sobre sus condiciones y su estado de forma.

Jony arrancó con chispa y se hizo con el puesto tras la sensible marcha de Alfonso Pedraza. «Buscaba al jugador más parecido posible, un extremo vertical y zurdo», reconoció Abelardo en su última entrevista concedida a EL CORREO. Y el asturiano, alumno aventajado del 'Pitu', se lanzó al vacío que dejó el jugador cedido por el Villarreal. Su primera pugna por la titularidad con Burgui ha caído de su lado de manera evidente, y no parece fácil que el extremeño recupere terreno, a menos que experimente una evolución total o el rendimiento de Jony decaiga.

Papel brillante

«El míster nos pide a los que jugamos por fuera que seamos incisivos», afirma el asturiano, que se encuentra cómodo en los contraataques rápidos y los duelos individuales con los laterales en carrera. Esas características, de hecho, son las que le confieren una relevancia aún mayor ante adversarios dominadores y poderosos. «Somos fuertes en las transiciones y en los contragolpes. El trabajo físico que haces es mayor y te desgastas antes. Tenemos que estar más tranquilos al tener la posesión», subraya. En ese estilo, sin embargo, Jony se siente el rey.

«Cuando llego a un sitio, hablo con los compañeros para saber dónde están más cómodos al rematar» Jony Rodríguez

El papel del atacante asturiano ha brillado con más intensidad por la rápida irrupción que ha protagonizado en el equipo titular pese a ser un recién llegado, algo que le ha permitido ocultar algunos puntos negros de los que él es consciente. «Es verdad que a veces me precipito en esos metros finales», admite Jony. El extremo tomó decisiones erróneas en algunos acercamientos, en los que no esperó a que surgiera la mejor opción. Puede que tampoco Jony sea del todo inmune a esa especie de virus que ha convertido a algunos extremos en goleadores mundiales (como Ronaldo, Bale o Neymar) y ha amenazado la figura del 'nueve' puro. Con hombres como Jony, sin embargo, su supervivencia parece garantizada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos