Salva Sevilla posa con aficionados tras su presentación</p><p>. / igor martín

Deportivo Alavés

Salva Sevilla: «La edad es un número, nunca me voy a arrastrar por los campos»

El veterano centrocampista llega al Alavés «a morir por este escudo y devolver a este club donde debe estar, que es Primera División»

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN Vitoria

Salva Sevilla (Berja, Almería; 1984) lo tiene claro: «La edad es solo un número, los que mandan son los entrenamientos, los partidos y las estadísticas». 28 partidos y 5 goles la última temporada, en Primera División. El centrocampista andaluz, de 38 años, sabe que la longevidad aún llama la atención en el fútbol profesional.

«Me pasó también cuando llegué al Mallorca. Yo estoy muy tranquilo, sé cómo vengo, la pasión que tengo por el fútbol y lo que disfruto, que es lo más importante. Quiero alargarlo todo lo que se pueda, pero lo que he dicho siempre, nunca me voy a arrastrar por los campos», reflexiona el nuevo jugador del Deportivo Alavés.

Llega a Vitoria con las ideas muy claras. «Vengo a morir por este escudo y a poner mi granito de arena para devolver a este club donde debe estar, que es la Primera División». Con prudencia, porque la Segunda División es «larga y exigente, una categoría muy difícil». Con una ambición realista. «La clave puede ser no creernos más que nadie, ser muy humildes y respetuosos con todos los equipos y afrontar cada partido como si fuera el último». Porque «los objetivos se logran a final de temporada».

Sergio Fernández, la renovación de Laguardia y el foco de interés en la Real

Sergio Fernández ha hablado de la confección de la plantilla durante la presentación de Sevilla. «Si el club obtiene recursos a través de los traspasos tendrá más posibilidades de acudir al mercado, pero en este momento no es una necesidad prioritaria». De hipotéticas renovaciones como la de Víctor Laguardia: «Sabe que para nosotros es un jugador importante, pero estamos en un momento en el que las dos partes tenemos que valorar si es conveniente seguir haciendo camino juntos». Y del interés en jugadores de la Real Sociedad: «Hay conversaciones porque es un club amigo con el que nos gustaría tener líneas de colaboración y a partir de ahí irán surgiendo nombres y posibilidades, pero sin ninguna certeza ahora mismo».

Sabe de qué habla, ya ha vivido dos ascensos a Primera con el Mallorca. El último, con Luis García Plaza, que ha tenido «una influencia muy alta» en su llegada a Mendizorroza. «Yo lo tenía muy claro, tenía siete u ocho equipos de Segunda y cosas de fuera, pero su llamada me convenció». Un técnico «exigente y metódico» con el que ha tenido «una conexión brutal» en Son Moix. A nivel futbolístico y de vestuario.

«Puedo aportar mucha experiencia, mucho trabajo, ser un profesional en el día a día. Guiar a la gente para llevar el camino correcto. Y crear un grupo unido que tenga unas normas, una filosofía y una forma de trabajar que nos lleve por la senda adecuada para poder conseguir los éxitos», concluye el almeriense.