Este contenido es exclusivo para suscriptores

Tu suscripción anual por 59,40€ al año. ¡Hoy últimos día! para llevarte un lote de productos Ortiz

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

La retaguardia marca el camino del Alavés

Ximo Navarro, Laguardia y Maripán, durante el encuentro ante el Betis en el Villamarín./ISMAEL MOLINA y ep
Ximo Navarro, Laguardia y Maripán, durante el encuentro ante el Betis en el Villamarín. / ISMAEL MOLINA y ep

El conjunto albiazul, que el sábado puede volver a ser cuarto, posee la defensa menos goleada en casa

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

El vestuario del Alavés celebró con un suspiro y una sonrisa el tesoro que desenterró del Benito Villamarín. El conjunto albiazul sobrevivió a un dominio abrumador por parte del Betis y terminó por encomendarse a Pacheco, el último bastión cuando sus defensas flaquearon en el cabezazo de Loren. Pero los hombres de Abelardo no se complacieron con el punto, que no dejará de ser un botín engañoso si protagoniza un fiasco el sábado ante el Celta. El equipo reforzó el valor del triunfo ante el Levante con su igualada en Sevilla, y ahora quiere hacer lo propio con una victoria ante el cuadro celeste, en una situación límite. El cuadro albiazul vive en una espiral imparable, en la que ha entrado por iniciativa propia y se siente feliz. Es el mejor alimento para su sueño europeo, cada vez más dulce y palpable. Si los vitorianos organizan otra fiesta el sábado en Mendizorroza, pueden asaltar de nuevo los puestos de Champions, esos que sumergieron sus gradas en un estado de éxtasis y felicidad en las jornadas 12 y 18.