El Alavés vuelve a la zona Champions cuatro jornadas después

Los albiazules celebran la victoria, este sábado. /Blanca Castillo
Los albiazules celebran la victoria, este sábado. / Blanca Castillo

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

El Alavés se acostó en la cuarta plaza el sábado tras su triunfo ante el Valencia, pero tenía que esperar una derrota del Real Madrid ante la Real Sociedad para finalizar la jornada en puestos de Liga de Campeones. Con el naufragio del equipo blanco, los albiazules confirmaron su regreso a la zona de Champions cuatro jornadas después. Pese a que aquel empate ante el Sevilla, que vino precedido de un tropiezo en Butarque, y la posterior derrota ante el Atlético parecían presagiar una pequeña recesión de los vitorianos en los puestos de privilegio, los albiazules volvieron a tomar la delantera ayer al Madrid con sus dos victorias consecutivas, ante la Real en Anoeta y frente al Valencia.

Se trata de la octava jornada que suma el Alavés en la zona Champions y la decimocuarta en Europa. Es decir, los hombres de Abelardo llevan poco menos de la mitad de la primera vuelta entre los cuatro primeros clasificados, algo que ha dejado de ser anecdótico por mucho que los albiazules conserven todavía su punto de mira en mantener la categoría.

Pero más que el hecho de finalizar la decimoctava jornada a la estela del Barcelona, el Atlético y el Sevilla (los andaluces se encuentran ahora a solo dos puntos), lo más valioso es sin duda la brecha que comienza a abrir con otros conjuntos que le seguían de cerca, como el Betis, ahora a cinco puntos tras su sorprendente derrota ante el Huesca, el Levante y el Girona, que empataron entre ellos y, por supuesto, el propio Valencia, que parecía al fin reaccionar.

El Alavés, en este sentido, se ha convertido en un inquilino habitual de los puestos que dan acceso a competición europea tras completar la mejor primera vuelta de su historia. Es más, todavía puede elevar su marca hasta los 32 o 34 puntos en caso de sumar en la última jornada previa al ecuador, el sábado en Montilivi. Los albiazules se han enfrentado en dos ocasiones a los catalanes al quedar encuadrados en la Copa del Rey. Pese a la eliminación a las primeras de cambio, los vitorianos firmaron dos partidos aceptables, sobre todo en la parcela ofensiva, pero se vieron penalizados por sus errores en la retaguardia. En cualquier caso, los precedentes no serán una muestra exacta, ya que Abelardo optó por los menos habituales para la cita copera.

 

Fotos

Vídeos