Las reclamaciones, al maestro armero

El enésimo cambio técnico tira un salvavidas al equipo que intenta camuflar las responsabilidades de un año sin autocrítica del club

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Ya se sabe que en situaciones extremas nada como un cambio de entrenador para utilizar la última bala de una recámara encasquillada y derivar responsabilidades al banquillo y el césped. Las reclamaciones, al maestro armero, podría servir como título para el último volantazo en el timón albiazul. Los capitanes de la nave lanzan al agua el sal

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes