El Alavés se da un festín

Rayo Vallecano - Alavés en directo: Liga Santander 2018-19, online /Photodeporte
Rayo Vallecano - Alavés en directo: Liga Santander 2018-19, online / Photodeporte

El equipo de Abelardo, guiado por un magistral Ibai, golea a domicilio al Rayo, que no pudo levantarse tras el segundo tanto albiazul y la expulsión de Ba

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Los festines se disfrutan cuando se es modesto y la opulencia se observa casi como un pecado inalcanzable. Es en esos momentos cuando uno comprende que la austeridad no tiene por qué ser sinónimo de sufrimiento, de una obligada privación por el placer. Es más como una espera, en ocasiones demasiado larga, hasta que uno sacia su apetito con una jornada memorable. El Alavés es uno de esos equipos que no se prodigan demasiado, cuyo fútbol se vuelve a veces pesado, aunque siempre efectivo. Pero de vez en cuando se permite un pequeño homenaje como el de este sábado en Vallecas, donde regaló cinco dianas, tres de ellas de bellísima factura, y llegó a situarse en el tercer puesto de la Liga, justo por detrás de los dos tiranos millonarios. Un auténtico regalo para la vista.

Un triunfo tan claro y contundente no suele encajar tan bien en los elogios individuales, reservados para cuando un futbolista inclina la balanza con una pincelada decisiva. Pero por mucho que parezca una contradicción, la 'manita' que le endosó el Alavés al Rayo sería inimaginable sin la calidad de Ibai Gómez. El extremo de Santutxu, que venía de resolver con un zurdazo el encuentro ante el Valladolid, lo bordó de principio a fin. Ofreció soluciones por el centro y por fuera, canalizó el fútbol del equipo, derrochó oxígeno y esfuerzo... Y, sobre todo, se adornó con dos golazos que no desentonarían en la memoria de cualquier 'crack'. Por él pasó la jugada que tumbó al Rayo y que elevó a la gloria al Alavés.

1 Rayo Vallecano

Alberto; Advíncula, Amat, Abdoulaye, Alex Moreno; Kakuta, Imbula, Elustondo (Velázquez, m.71), Álvaro García (Embarba, m.56); Trejo (Alex Alegría, m.69) y Raúl de Tomás.

5 Deportivo Alavés

Pacheco; Ximo Navarro, Maripán, Laguardia, Duarte (Martín, m.81); Ibai Gómez, Brasanac, Wakaso, Jony (Burgui, m.78); Calleri y Guidetti (Sobrino, m.63).

Goles:
0-1: M.7 Ximo Navarro; 1-1: M.29 De Tomás; 1-2: M.33 Ibai Gómez; 1-3: M.55 Calleri; 1-4: M.77 Ibai Gómez; 1-5: M.93 Burgui.
Árbitro:
Cordero Vega (Comité cántabro). Amonestó a Imbula (m.92), del Rayo; y a Duarte (22) y Martín (82), del Alavés. Expulsó con roja directa a Abdoulaye (33), del Rayo.
Incidencias:
partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga Santander, disputado en el estadio de Vallecas de Madrid, ante unos 13.000 espectadores.

El bilbaíno apareció cuando más peligroso estaba el partido, apenas unos minutos después de que Raúl de Tomás neutralizara el madrugador gol de Ximo Navarro en una jugada de estrategia. Ibai recibió la pelota de Jony, corrió en horizontal hacia el centro y soltó un misil con la zurda desde la media luna. El extremo albiazul apostó fuerte por esa opción por encima de lanzar un centro, que habría resultado más sencillo y previsible. También lo fue para Abdoulaye Ba, quien le soltó un manotazo a Calleri para evitar su remate y se ganó la roja directa gracias al VAR. El Rayo intentaba recuperar la consciencia tras un golpe directo a la mandíbula de Ibai, pero se topó con el golpe de gracia con la expulsión en diferido.

El partido sufrió una plácida metamorfosis para los albiazules, que veían cómo un adversario rápido y peligroso en las bandas menguaba hasta convertirse en un espectro agotado. El vigor del conjunto franjirrojo aguantó algunos minutos más en un desesperado intento por exprimir su energía y nivelar la contienda para contar con un pretexto para atrincherarse. Ese escenario, sin embargo, se convirtió pronto en una utopía. Calleri y Guidetti, que repitieron en el equipo titular, fabricaron el tanto de la sentencia cuando solo habían transcurrido once minutos tras la reanudación. El sueco empezó a asomarse a los costados y se sacó un medido centro para el argentino, que ejecutó su cabezazo a la perfección. Midió los tiempos al milímetro y ajustó el remate con precisión.

Los dos arietes ofrecieron un anticipo de lo que pueden llegar a ser, con la capacidad de asociación de Guidetti y la gallardía de Calleri, quien fue casi tan asfixiante como el calor para los defensas y el guardameta del Rayo. Los madrileños dosificaron sus amenazas hasta que se disiparon por completo, pero ninguna ocasión resultó tan clara como la de Velázquez, quien estrelló su sutil cabezazo en el larguero de Pacheco. Ese fue, de hecho, el último signo de vida del cuadro de Míchel, que se derrumbó hasta alcanzar la absolución del pitido final. En esa crueldad se recreó Ibai, que recorrió el césped de un lado a otro en todos los ángulos posibles. Y eso, con un rival cada vez más partido y un estado de forma envidiable, acaba por dar resultado. El bilbaíno se sumó con regularidad a zonas de remate y allí cazó una dejada de cabeza de Sobrino tras un centro de Jony para convertirlo en una preciosa volea.

El duelo estaba solventado y Abelardo lo aprovechó para sumar efectivos para su causa. Los últimos minutos ante un Rayo fundido eran un juguete nuevo para Martín, que cedió su puesto a Ximo Navarro, y Burgui, quien tiene una cruda batalla con Jony. El extremeño adivinó uno de los abismales espacios que dejaban los franjirrojos en la zona central, condujo a placer durante varios metros y soltó un derechazo ajustado al palo derecho de Alberto García. El atacante abrazó las felicitaciones de sus compañeros. Había sitio para todos en el primer festín del Alavés, que se ha colado en silencio en el salón de baile de los más poderosos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos