El Rayo confía en tener su estadio listo para la visita del Alavés

Cartel informativo sobre las obras en el Estadio de Vallecas./Fernando Alvarado
Cartel informativo sobre las obras en el Estadio de Vallecas. / Fernando Alvarado

El máximo responsable del club, Martín Presa, y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, dicen que «hay margen» para acelerar las obras

JON AROCA

La decisión de la Comunidad de Madrid de cerrar al público el Estadio de Vallecas hasta que finalicen las obras en las que está inmerso ha generado un auténtico vendaval, todo ello con la Liga ya lanzada. Una ola de incertidumbre sacudió al alavesismo cuando el próximo encuentro del Rayo, previsto para este sábado frente al Athletic, quedó suspendido de inmediato. La nueva fecha y el lugar de ese encuentro se desconocen, lo que alimentó aún más la preocupación en torno a la visita del Alavés, programada para el próximo 22 de septiembre.

La Comunidad de Madrid preveía que las obras finalizaran a mediados de octubre, lo que afectaba de lleno a varios encuentros de Primera, entre ellos el del Alavés. Sin embargo, el presidente del club rayista, Raúl Martín Presa, se muestra convencido de que los trabajos pueden acelerarse si se aprieta el calendario y la actividad se extiende a los fines de semana. «Vamos a intentar buscar los plazos para que estén terminadas las obras para el próximo partido», aseguró en la Cope en referencia al choque ante el Alavés. No parece sencillo, porque supondría reducir en casi la mitad el tiempo estimado para las mismas. Las reformas, en este sentido, tienen como objetivo mejorar la seguridad general y higiene del recinto. Martín Presa cree que será posible porque «el 80%» de la remodelación ya está concluida.

En ese sentido se expresó también ayer el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. El Estadio de Vallecas es propiedad de la Comunidad y el club solo ejerce como usuario. Garrido deslizó que hasta el 22 de septiembre «hay margen para que las obras se hayan podido completar». Eso sí, defendió la decisión de cerrar el campo y cree que «se ha hecho lo que cabía hacer». «Cuando se ve un problema que puede conllevar inseguridad para las personas, se toman soluciones», añadió.

Alternativas

Sin embargo, no es seguro que el partido se pueda disputar en el Estadio de Vallecas. En caso de que los ambiciosos plazos marcados por el club no se cumplan, todas las partes deberían encontrar una alternativa que suponga el menor perjuicio posible para aficionados y jugadores. Martín Presa confesó que todavía no se han planteado opciones alternativas. «Habría que hablar», zanjó.

Una opción sería alterar el orden del calendario para que el Rayo jugase en Vitoria como visitante y que en la segunda vuelta el duelo se disputase ya en Vallecas. Si este cambio se produce, el Alavés pasaría a jugar dos encuentros seguidos en casa, el de la propia jornada 5 y el de la 6 contra el Getafe.

También existe la posibilidad de que el partido se traslade a otro campo de la Comunidad de Madrid. Tanto Getafe como Real Madrid juegan en casa ese fin de semana, pero Atlético, que juega precisamente contra los de Bordalás, y Leganés, en Eibar, deben desplazarse. El Wanda Metropolitano, sin embargo, no acogería partido de los del Cholo Simeone, pero sí que estaría ocupado. El Rayo Majadahonda, que debuta este año en Segunda División, juega sus partidos en el feudo colchonero al no tener la autorización para jugar en su propio campo.

El único estadio que no acogerá un encuentro ese fin de semana sería la casa del Leganés, Butarque. No obstante, su capacidad es algo inferior a la del Estadio de Vallecas, lo que podría dificultar el acomodo de los aficionados, especialmente los visitantes. Butarque puede acoger 11.454 espectadores, mientras que la casa del Rayo tiene capacidad para 14.505.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos