Quique fue expulsado al final del partido ante el Athletic. / EFE/RODRIGO JIMÉNEz

La revolución de los detalles

El Getafe revitaliza sus ilusiones con la llegada de Quique Sánchez Flores, escrupuloso devoto de los partidos controlados y los marcadores cortos

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN Vitoria

Cuando Quique Sánchez Flores (Madrid, 1965) recaló en el Espanyol, hace cinco años, lo primero que hizo fue cambiar las circunstancias que rodeaban al equipo. Desde la alimentación, que encargó al reconocido chef catalán Francisco González Aranega, hasta los vestuarios, donde acercó entre sí las taquillas de los jugadores para fortalecer l

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores