Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos
Alavés

El poder de atracción del equipo milagro

Burgui sonríe ante una broma de Maripán en la sesión de ayer, donde reinó el buen ambiente./Jesús Andrade
Burgui sonríe ante una broma de Maripán en la sesión de ayer, donde reinó el buen ambiente. / Jesús Andrade

El Alavés se empleó al límite ante la lluvia de ofertas y rumores en un cardiaco final del mercado. «Tenía ganas de que terminara», dice Abelardo

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Cuando un equipo pulveriza todas las expectativas, las suyas propias y las que le adjudican sus adversarios, los depredadores se multiplican. Sobre todo si una vez superada la frontera crítica del ecuador de la temporada, algunos de los clubes más poderosos o pudientes le siguen la estela. Así lo prueban los fichajes de Ibai por el Athletic y de Sobrino por el Valencia. El Alavés afrontaba uno de los mercados más plácidos de su historia en Primera, con la plantilla equilibrada y a punto, pero siempre consciente de que sus propios jugadores eran en sí una bomba de relojería. El club albiazul minimizó los daños con Inui y Diego Rolan, a los que se unió una apuesta que todavía es una incógnita como Álex Blanco. Solo el tiempo sabe si el potencial se mantendrá o descenderá, pero ni la dirección deportiva ni Abelardo reprimieron un profundo suspiro cuando el bazar invernal cerró su persiana.

 

Fotos