Este contenido es exclusivo para suscriptores

Tu suscripción anual por 59,40€ al año. ¡Hoy últimos día! para llevarte un lote de productos Ortiz

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

A por el pleno de sobresalientes

Víctor Laguardia pugna con Santi Mina por la pelota./BLANCA CASTILLO
Víctor Laguardia pugna con Santi Mina por la pelota. / BLANCA CASTILLO

El Alavés, infalible hasta el momento en su feudo, busca su explosión como visitante para mirar con decisión a Europa

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

El Alavés sale propulsado como un cohete cada vez que actúa en Mendizorroza. Resiste junto al Wanda Metropolitano como el único estadio que todavía no ha llorado, y en el que solo ha cedido cuatro empates en lo que va de temporada. El sueño europeo albiazul se alimenta en el templo vitoriano, cuyo poder intimidatorio crece en cada jornada. El equipo de Abelardo cerrará la primera vuelta invicto en su feudo y con un colchón considerable sobre el séptimo clasificado, hoy a seis puntos. Mantiene, además, sus altas prestaciones cuando juega a domicilio. Figura en un tercer escalón compuesto por una decena de equipos, por detrás del Barcelona y la Real Sociedad. Con su doble enfrentamiento fuera ante el Girona y el Getafe, sin embargo, puede dar un enorme salto de calidad en su condición de intrépido viajero, que además le permitiría consolidar su aspiración a Europa.