La plantilla, tras certificarse el descenso a Segunda. / Manu Bruque/EFE

La plantilla albiazul pide «disculpas» por el descenso y agradece el apoyo de la afición «hasta el último minuto»

Jugadores como Pacheco, Rioja, Lejeune y Manu Vallejo han compartido en sus redes sociales mensajes de lamento tras caer a Segunda

Jon Aroca
JON AROCA

Varios jugadores del Deportivo Alavés han compartido en sus redes sociales mensajes tras certificarse el descenso a Segunda. Ahí lamentan el funesto final de la temporada y también agradecen el apoyo de la hinchada. De la misma forma, muestran su confianza en que el equipo pueda regresar pronto a la élite.

Uno de los capitanes, Fernando Pacheco, publicó un largo mensaje en Instagram, «Ha sido una temporada muy complicada en la que no hemos estado a la altura», reconoció, y quiso dar las gracias a la afición por estar «desde el primer minuto hasta el último, creyendo en la salvación como nosotros». También mostró su convencimiento de que el equipo logrará levantarse. «Sé lo que significa el Deportivo Alavés para todos y sé que el Glorioso siempre se levanta. En 2016 lo hicimos, y la próxima temporada lo volveremos a lograr. Ahora y siempre».

Luis Rioja, por su parte, habló en Twitter de «tristeza», además de «desilusión de no haber sabido sacar la situación adelante y sobre todo de haber fallado a tanta gente que nos ha apoyado incondicionalmente». «Solo queda pedir disculpas por no haber estado a la altura», añade, para cerrar su mensaje con un «volveremos».

El central Florian Lejeune se confesó «triste por nuestro club y por nuestra afición». «Quiero pedir disculpas a toda esa gente que nos han animando, apoyando y creído en nosotros», añadió, convencido también de que «son momentos duros y difíciles pero seguro los superaremos». «El Alavés no merece esta situación y estoy convencido que pronto volveremos más fuerte», añade.

También ha hablado el último en llegar, Manu Vallejo. «Solo puedo pedir disculpas a cada uno de los aficionados que, sin duda, ninguno de ellos merecía esto», reconoce. «Vivir lo que viví en el campo el pasado domingo fue muy duro, ver a toda esa gente destrozada y aún así apoyando incondicionalmente», explica, para después mostrar optimismo. «Sin duda estoy seguro de que volveremos, el Glorioso jamás debe moverse de la Primera División. Lo siento de corazón».