Alavés

El penúltimo reto para el capitán albiazul

Manu García toca el balón, con Laguardia a la derecha, en el primer entrenamiento de la temporada celebrado el pasado miércoles. /Igor Martín
Manu García toca el balón, con Laguardia a la derecha, en el primer entrenamiento de la temporada celebrado el pasado miércoles. / Igor Martín

Manu García, que acaba contrato al final de esta temporada, debe jugar 45 minutos en 25 partidos oficiales para lograr la renovación automática por un año

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

El ascenso a Segunda en 2013, la frenética salvación en Jaén en 2014, el ascenso a Primera en 2015, la final de Copa en 2016, la remontada histórica de 2018, la mejor primera vuelta de la historia en 2019... Manu García devora retos en color albiazul. Fijo para Natxo González, Mandiá, Alberto, Bordalás, Pellegrino y Abelardo. Como lateral izquierdo primero, como mediocentro después. Junto a Beobide, Toribio, Sergio Mora, Llorente, Tomás Pina. Como capitán las últimas cinco temporadas, aunque en la anterior ya luciera el brazalete en ausencia de Jaume Delgado. El gol de Lasesarre, el penalti del ascenso ante el Numancia, el tanto del reestreno alavesista en Primera en el Calderón, el que tumbó al Real Madrid en Mendizorroza...

Con el sueño europeo que acarició la pasada temporada instalado en su cabeza, el vitoriano afronta su penúltimo reto personal en el club de su corazón: entrar en el grupo de futbolistas que han vestido nueve temporadas la elástica albiazul. Tan selecto que solo lo forman tres jugadores: Juan Gorospe y Martín Astudillo, con diez, no consecutivas; e Ibarra (1951-1960), con nueve. Manu afronta la octava. Como antes hicieron ilustres de Mendizorroza como Téllez, Pablo Gómez, Ibon Begoña, Larrañaga y Sebitas. A sus 33 años, la novena está en el horizonte del contrato que amplió el verano pasado. Entonces renovó por dos temporadas con una opción a una tercera, supeditada a un número de partidos.

La prórroga automática está cifrada en 25 partidos oficiales con al menos 45 minutos jugados. Sus números en temporadas anteriores le valdrían. Siempre ha superado esa barrera. Con holgura en Segunda B (36). También en Segunda (35, 30 y 39). Más ajustado en Primera (28, 27 y 26), con guarismos paulatinamente descendentes que le colocarían este año en el umbral de la incertidumbre. Su propia estadística enmarca la dificultad del desafío, puesto que solo las piezas más habituales de cada temporada pueden superar esa frontera.

Al alcance de unos pocos

El curso pasado, por ejemplo, fueron once los jugadores de Abelardo que disputaron un mínimo de 25 partidos entre Liga y Copa, pero solo ocho cumplieron la premisa de los 45 minutos: Laguardia (36), Pacheco (35), Jony (34), Calleri (33), Duarte (32), Ximo Navarro (28), Tomás Pina (27) y el propio Manu García (26). Es decir, los indiscutibles y los hombres de confianza de Abelardo. Porque a las puertas se quedaron habituales como Wakaso (solo 18 de sus 29 partidos por encima del tiempo necesario), Borja Bastón (21 de 29) y Martín Aguirregabiria (24 de 28). Al margen de las lesiones, que pueden dejar fuera de esos parámetros a fijos como Maripán, que despidió el curso con 23 encuentros jugados.

Si, como dijo Gary Lineker, «el fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once y siempre gana Alemania»; al Alavés se podría aplicar que es un equipo en el que, llegue quien llegue para reforzar el centro del campo, siempre emerge Manu García. Cada año, claro, es más complicado. Por el desgaste temporal del protagonista y por el crecimiento de la competencia. Esta temporada ha regresado de cesión Javi Muñoz (Oviedo), aunque su perfil es más de mediopunta, y han llegado Pere Pons (Girona) y Jeando Fuchs (Sochaux) a una demarcación en la que, además del vitoriano, ya estaban Tomás Pina, Wakaso y Dani Torres.

Disputa e incertidumbre

El ghanés y el colombiano son los dos únicos jugadores de la plantilla que, junto al capitán, finalizan contrato en 2020, y su futuro en Vitoria es incierto, cada uno con sus matices. El colombiano no entra en los planes del club, que quiere encontrarle una salida, y el ghanés es objeto de interés de otros equipos, lo que, en su último año de vinculación, puede desembocar en un traspaso con fines económicos. En caso de salir los dos, el Alavés podría buscar otro refuerzo en la posición, pendiente siempre del rendimiento estival del joven camerunés procedente del Sochaux. Con Pere Pons y Pina en primera línea, Manu García tratará de imponer su seriedad y experiencia en busca de su penúltimo reto.

Los datos

39
Partidos en los que Manu García. jugó un mínimo de 45 minutos en el Alavés, en la temporada 15-16 en Segunda División. En los tres años en Primera ha disputado 28, 27 y 26
8
Jugadores del Alavés que el curso pasado jugaron 45 minutos en 25 partidos: Laguardia (36), Pacheco (35), Jony (34), Calleri (33), Duarte (32), Ximo (28), Pina (27) y Manu (26).