. / Igor Martín

Deportivo Alavés

La molesta visita de un amigo íntimo

Osasuna ha cogido la medida al derbi de Mendizorroza, donde encadena tres victorias consecutivas por la mínima

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

El Alavés-Osasuna es otra historia. Lo era, al menos, hasta que el fútbol perdió la esencia que ahora intenta recuperar al ralentí. El derbi más puro. Sin viejas rencillas. Sin cuentas pendientes. Fraternidad auténtica, ya fuera en la Plaza del Castillo o en la Kutxi. De colores mezclados, camisetas de uno decoradas con las bufandas del otro.