El Correo
Alavés

liga adelante | jornada 5

El Alavés se desorienta en Zaragoza

vídeo

Sangalli se lamenta tras una acción del partido. / BLANCA CASTILLO

  • El equipo albiazul sale derrotado frente a un rival que todavía no conocía la victoria. Borja Bastón ha sido el goleador del equipo maño

Segunda derrota consecutiva del Deportivo Alavés, primera a domicilio. Esta vez ni siquiera queda el consuelo de las buenas sensaciones. De más a menos en una correcta primera parte y con un escaso arranque de casta final en la segunda, el conjunto albiazul ha perdido el buen rumbo marcado en citas precedentes hasta acabar desorientado en La Romareda. Tras un buen arranque de partido y habitual presencia en el área maña, el gol de Borja Bastón a la media hora del encuentro ha desajustado al conjunto albiazul. Ion Vélez ha tenido el empate al filo del descanso, pero después el equipo vitoriano se ha ido difuminando hasta la impotencia tras el descanso. Cinco puntos en cinco jornadas.

Con la entrada de Galán por el lesionado Unai Medina, Alberto ha apostado por el equipo que tan bien lo hizo en el último desplazamiento, a El Sadar (1-3). Y el equipo ha respondido de salida. Tras el intercambio inicial de ocasiones, Vélez para los albiazules y Borja Bastón para los maños, el conjunto vitoriano se ha ido haciendo con el mando del partido y ha pisado el área local con cierta frecuencia, incluido un gol bien anulado por fuera de juego al propio delantero navarro. Control babazorro, pero el conjunto aragonés también se ha estirado. A la contra hasta en su propia casa, como ya había avisado el entrenador alavesista. Así ha llegado el peligro maño, aunque su gol ha aparecido en un ataque más pausado, en el minuto 29, cuando más tocado parecía el cuadro de Víctor Muñoz.

Un balón filtrado entre Laguardia y Galán, descoordinados, ha sido aprovechado por Borja Bastón para superar la salida de Manu Fernández en un toque de calidad con el exterior. A contracorriente. Mejores sensaciones que resultado. Otra vez. E incluso éstas se han diluido con el paso de los minutos. Después la ha tenido Sangalli en un cabezazo al lateral de la red tras centro de Toti desde la izquierda (m. 35) y William José casi se marca en propia puerta en una falta peligrosa sacada por Raúl García desde la izquierda (m. 38). Incluso Ion Vélez ha desperdiciado la mejor ocasión de la primera mitad (m. 45), un mano a mano con el portero, acompañado de Juli, tras aprovechar una falta de entendimiento de la zaga con el guardameta. Clarísima. Pero el Alavés estaba más desorientado, menos preciso con el balón, menos incisivo en la presión y desajustado en defensa. Tocaba enderezar el rumbo.

Pero la reanudación no ha sido buena. Todo lo contrario. Aturdido por el resultado, el Alavés no ha encontrado su sitio y no ha sabido plasmar en el terreno de juego la necesidad de hacer gol para nivelar el resultado. El cabezazo de William José bien repelido por Manu Fernández ha sido el preludio del dominio zaragocista. Sin excesivo peligro, pero el balón ha sido maño y el conjunto vitoriano apenas ha tenido presencia en el campo contrario. Un equipo plano. Incómodo.

El primer acercamiento albiazul ha costado veinte minutos (m. 65), un remate alto de Manu García en un saque de esquina. Justo en el momento en el que Alberto ha renovado su apuesta. Despotovic por Sangalli. Cambio de registro. Menos movilidad ofensiva, un fútbol más directo, con dos referencias en punta. Y ahí el Alavés ha empezado a apretar más, favorecido también por el paso atrás que ha dado el Zaragoza para proteger su resultado. Sin excesivo fútbol, pero sí más agresivo, al menos. Idea reforzada por las entradas de Rafa García y Manu Barreiro por Galán y Toti. Centímetros, casta y toda la batería ofensiva en busca de un empate que no ha llegado. Un flojo intento de cabeza de Despotovic, un tiro alto de Barreiro tras un rechace y poco más. El espíritu combativo, exento de precisión y acierto, ha resultado insuficiente.

directo