El Correo
Alavés

Iraultza renuncia a las 50 entradas que le había reservado el club

Una aficionada del Alavés compra entradas para un partido de Mendizorroza / Igor Aizpuru
  • El Alavés continuará hoy recibiendo solicitudes y mañana tiene previsto el acto notarial para sortear las 180 localidades disponibles

La mayor parte de los abonados del Alavés que desean apoyar al equipo el domingo en Eibar se quedarán sin entrada. Es la realidad de un derbi determinante donde el club albiazul pondrá a la venta 180 localidades previo sorteo y, sólo en la jornada de ayer, recibió más de 900 peticiones por parte de sus socios. Hoy continúa abierto el plazo y mañana se hará el sorteo ante notario para distrubuir las entradas, que costarán veinte euros. Ayer, la Diputación y el Ayuntamiento colocaron banderas albiazules para animar al equipo.

El Alavés, que ya recibió el apoyo de más de 600 aficionados en Ponferrada y cerca de 250 en Lugo, tendrá unos 280 seguidores en Ipurua. Porque el club decidió poner a la venta a través del sorteo tan solo 180, debido a que ha reservado 50 para las peñas y otras tantas para sus patrocinadores.

Entradas a 10 euros para los aficionados locales

El Eibar anunció ayer que sus socios podrán adquirir localidades adicionales al precio de diez euros. Sólo una por abonado. La directiva guipuzcoana quiere llenar Ipurua de aficionados locales y evitar filtraciones albiazules. En el último partido en casa, ante la Ponferradina, el club local logró una entrada de 4.400 espectadores, muy superior a las habituales en Ipurua, con un aforo para 5.250 aficionados.

El Eibar ha solicitado también a los abonados que no puedan acudir al estadio que contacten con el club para que sus pases se distribuyan entre otros seguidores armeros. Ipurua ha tirado de todos los recursos para empujar a su equipo en un partido donde tiene la esperanza de sellar el ascenso a Primera.

Iraultza 1921, la primera pequeña oficial del Alavés, renunció anoche a las 50 localidades que le había reservado el club, al que reprochó que le haya dado el mismo trato que a sus patrocinadores, destinatarios de igual número de entradas. Tras recordar su irreductible apoyo al equipo y enumerar los viajes de sus hinchas a campos rivales -«muchos de nosotros llevamos más de 5.000 kilómetros en pocos meses», asegura-, el colectivo pide a sus miembros que no usen los pases. A cambio prepara un viaje a Eibar para recibir y alentar al equipo a su llegada a Ipurua. «Después, iremos a ver el partido a algún bar cercano», concluye Iraultza 1921 su comunicado.