logotipo del Alavés
Actualidad
29 de julio de 2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
EL CORREO.-

El Deportivo Alavés no descenderá por impagos. Era algo cantado, un trámite, pero para ello debía liquidar las deudas con Edu Alonso y Javi Selvas, los dos últimos ex jugadores albiazules pendientes de cobro. El plazo de la AFE expira el sábado, día 31 de julio, y, casi sobre la bocina, el club del Paseo de Cervantes solventará hoy el pago al vizcaíno y el levantino, con un montante global que asciende a algo más de 80.000 euros.

Son los dos últimos pagos pendientes, después de que la entidad de Mendizorroza liquidara los alrededor de 5.000 euros que debía a Neru, el tercer futbolista que había presentado denuncia. Así mismo, también satisfizo en su momento la deuda contraída con el ex entrenador Javier Pereira, la más alta de todas, cifrada en unos 135.000. Esta circunstancia, además, permitió desbloquear la tramitación de fichas federativas, que permanecía en 'stand by' tras la destitución del técnico extremeño.

El club albiazul aleja así cualquier tipo de peligro por un posible peligro administrativo, que sí planea sobre otros muchos equipos de Segunda B. Una situación incómoda que en los últimos años se ha convertido en norma para el Deportivo Alavés, tristemente acostumbrado a las denuncias de jugadores, aunque finalmente las haya solventado cada verano.

El año más problemático al respecto fue la temporada del descenso a Segunda División bajo el mandato de Dmitry Piterman, cuando se acumularon numerosas denuncias en la mesa del ucraniano. Finalmente, los traspasos de futbolistas como Bodipo y Nené aliviaron las maltrechas arcas albiazules y permitieron salvar la situación.

Primer obstáculo

Ahora la situación económica albiazul es aún peor. Con el equipo en Segunda B y con la obligación de satisfacer en noviembre algo más de un millón de euros del primer pago del crédito ordinario a los acreedores, excepto a la Diputación, cuyas cifras están pendientes del convenio. El primer 'match ball' está salvado, pero la actual directiva todavía tiene más obstáculos por el camino.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios