Muñiz toma las riendas de un necesitado Alavés