Una muesca con historia

Coloccini y Gallardo protagonizaron los momentos más tensos del partido, con un pisotón del argentino al andaluz./iosu onandia
Coloccini y Gallardo protagonizaron los momentos más tensos del partido, con un pisotón del argentino al andaluz. / iosu onandia

El Sevilla solo ha ganado una vez en Mendizorroza en Primera, en diciembre de 2001, en un partido muy bronco frentea un Alavés líder

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

El Sevilla visita Mendizorroza, un escenario tradicionalmente inhóspito para el conjunto hispalense, que solo ha ganado una vez en sus nueve presencias en Vitoria en Primera División. La única muesca nervionense en un balance con cinco victorias albiazules y tres empates. Un triunfo con huella, eso sí. Inolvidable en la memoria alavesista, a la que no le cuesta desplazarse hasta aquel 16 de diciembre de 2001. El escenario inicial ya invitaba al recuerdo, puesto que, transcurridas ya 16 jornadas de Liga, el conjunto babazorro defendía el liderato. El posterior dejó el regusto amargo de la privilegiada plaza perdida en un partido bronco para la historia.

Ganaron los hispalenses con un gol de Casquero en el minuto 85, favorecidos por la expulsión del albiazul Téllez mediada la segunda mitad. Pero el duelo siguió disputándose mucho tiempo después del pitido final. Con el central madrileño y Coloccini en el punto de mira, los sevillistas Reyes y Gallardo afirmaron que «los del Alavés quisieron lesionarnos» y tacharon al conjunto babazorro de «sucio y guarro». La respuesta llegó del defensa madrileño, que denunciaba el «teatro» de esos dos jugadores hispalenses: «A Gallardo le diría que no se puede entrar en el campo para llorar. Que se preocupe de lo suyo, que se fije en los 'leñeros' que tiene en su propio equipo». Aquél era el Sevilla de Joaquín Caparrós, Pablo Alfaro, Javi Navarro...

Los ecos de aquella batalla tardaron en apagarse. Gallardo insistía en su crítica pública contra Coloccini. «El comité no le habrá sancionado, pero yo no le voy a perdonar ni en mi vida deportiva ni nunca. Ya me puede pedir lo que me pida, que nunca le perdonaré; ha intentado arruinar mi carrera, ha intentado quitarme todas las esperanzas que tengo en el fútbol. Gracias a Dios hoy estoy aquí, pero podía haber estado tranquilamente en el hospital esperando una operación y una recuperación muy larga. Estos jugadores sobran en el fútbol español», afirmaba el centrocampista sevillista, que cuatro temporadas más tarde coincidió con el argentino en el Deportivo.

Cinco expulsiones

Fue el punto álgido de los enfrentamientos entre Alavés y Sevilla. El más recordado. Pero no fue el único con fricción. Hace dos temporadas también fue expulsado Rubén Duarte por doble amarilla (minuto 83), aunque el cuadro vitoriano supo resistir el acoso final para hacer valer el gol de Manu García en los primeros compases de la segunda mitad. Igual que ocurrió en 2006 (2-1), cuando el Alavés acabó con nueve por expulsiones de Bodipo y Juanito ante un Sevilla con diez por expulsión de Aitor Ocio. Los tres, por roja directa.

El central vitoriano del equipo andaluz la vio por despejar con la mano un cabezazo de Iosu Sarriegi en boca de gol (minuto 16), en un penalti que después detuvo Palop al brasileño Nené, que se desquitaría poco después con un gol que nivelaba el tanto inicial de Saviola. Culminó la remontada al filo del descanso Bodipo, expulsado en el tramo final (minuto 84) por un golpe en el salto a Javi Navarro, poco antes de que Juanito se fuera a los vestuarios por un leve empujón a Puerta. Un duelo fiel a las emociones de un Alavés-Sevilla, que en los siete choques de la era moderna en Primera, desde 1999, presenta un acta arbitral global con 48 tarjetas amarillas y cinco rojas.

Empate con polémica

La pasada temporada no hubo tanta tensión, aunque el duelo, un empate a uno, no estuvo exento de polémica. Por el tanto de Jony, en este caso, que abrió el marcador ante un Sevilla que llegaba líder a Mendizorroza. Un gol extraño, que nació en un despeje de cabeza de Martín con Calleri en fuera de juego. El matiz, muy discutido por los andaluces, fue que Sergi Gómez desvió la pelota de manera involuntaria, lo que propició una acción nueva, en la que el delantero argentino habilitó al extremo asturiano.

Jony celebra el gol de la temporada pasada al Sevilla.
Jony celebra el gol de la temporada pasada al Sevilla. / igor aizpuru

«Cuando hay polémica te vas con el resquemor de saber qué ha interpretado el árbitro. Debería explicarlo. A mí me ha pillado cerca y se ve que Calleri está en fuera de juego. Pero es el colegiado el que debe decidir», dijo el entrenador hispalense, Pablo Machín, que, en cualquier caso, tachó de «justo» el resultado en un partido con un tiempo para cada equipo, dominado en la primer parte por un gran Alavés y en la segunda por un Sevilla que terminó asediando el área albiazul. Fue el noveno capítulo de un particular duelo de enemigos íntimos que el domingo escribirá el siguiente capítulo con los dos equipos invictos en el arranque del campeonato.

La clave

9
Partidos en Primera en Mendizorroza entre el Alavés y el Sevilla, con cinco victorias albiazules, una andaluza y un empate.
Choques intensos
Los siete enfrentamientos de la era moderna se han saldado con 48 cartulinas amarillas y cinco rojas

Los últimos duelos

2018-19 (1-1).
Jornada 14. Jony adelantó al Alavés (m. 37), pero Ben Yedder igualó el duelo en el tramo final (m. 77).
2017-18 (1-0).
Jornada 19. El Alavés hizo valer el gol de Manu García (m. 52) y aguantó tras la expulsión de Duarte.
2016-17 (1-1).
Jornada 26. Un gol de Katai (m. 74) niveló el tanto inicial de Ben Yedder (m. 22) para salvar un punto.
2005-06 (2-1).
Jornada 27. Nené (m. 24) y Bodipo (m. 45) remontaron un partido con tres expulsados (Ocio, Bodipo y Juanito).
2002-03 (1-0).
Jornada 8. Rubén Navarro, que había salido desde el banquillo, selló la victoria con un golazo en el descuento.
2001-02 (0-1).
Jornada 17. El gol de Casquero (m. 85) da el triunfo al Sevilla en un partido bronco ante un Alavés líder.
1999-00 (0-0).
Jornada 6. El Alavés no pudo con un Sevilla atrincherado en su área durante todo el partido.