La afición estuvo durante todo el partido con su equipo y Mendizorroza lució un buen aspecto pese a la situación del equipo y un mal horario intersemanal. / Rafa Gutiérrez e Igor Martín

Mendizorroza nunca abandona al Alavés

Iraultza recibe al equipo de espaldas, le anima sin parar durante el partido y muestra su desacuerdo con la directiva en el descanso y al final

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Si había algo de plebiscito en el partido de este miércoles, el veredicto fue claro: el Glorioso nunca caminará solo. No lo ha hecho en las malas y no lo hará en las muy malas, como ahora. Mendizorroza nunca abandona a su equipo. Le puede dar un toque de atención, le puede regañar como a ese hijo díscolo que se ha salido del carril; pero cua

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes