Lucas Pérez: «El año pasado el Alavés peleó por Europa, por qué no soñar con repetirlo»

El jugador, con la camiseta del Alavés./Blanca Castillo
El jugador, con la camiseta del Alavés. / Blanca Castillo

El atacante llega a Vitoria con ambición y con el desafío personal de «volver a ser el jugador que me llevó a la Premier»

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Lucas Pérez quiere volver a ser Lucas Pérez. El delantero que maravilló en el Deportivo en la temporada 2015-16, cuando 17 goles ligueros le catapultaron al Arsenal. En la Premier League nunca encontró su sitio. Después de tres cursos erráticos en Inglaterra, incluida una cesión de regreso a Riazor, el delantero gallego quiere recuperar su esencia en Mendizorroza. «Si no, no estaría aquí», asegura. «Me ha hecho venir la confianza que el club ha depositado en mí y el hambre que tengo por volver a ser el Lucas que me llevó a la Premier».

Lucas busca en Vitoria «estabilidad y confianza, que es lo más importante». Confianza es la palabra que más se repite en su discurso. «Por eso no he dudado en firmar mucho tiempo antes de que acabe el plazo, sin esperar a otras cosas», destaca el punta, que reconoce las ganas que tenía de salir del fútbol inglés, al que nunca llego a adaptarse. «Quería empezar una nueva etapa en mi carrera siendo importante en un equipo. Allí he vivido momentos buenos, como jugar la Champions o hacer un 'hat-trick', pero lo principal es que confíen en tí y eso no ha pasado. Eso merma como jugador», admite.

En este sentido, sabe que, sea justo o no, «el delantero vive del gol», pero no quiere marcarse ningún reto particular ni prometer ninguna cifra realizadora. Ambición no le falta, eso sí. Individual y colectiva: «Lo importante es que el equipo consiga los objetivos, independientemente de quién marque», subraya. Con los pies en el suelo, pero sin renunciar a nada: «El año pasado el Alavés estuvo peleando por entrar en Europa, por qué no soñar con algo así».

Cuestión de confianza. Mutua. «La llegada de Lucas es la culminación a muchísimos años de interés y persecución de un futbolista al que, además de gran profesional y grandísimo futbolista, considero amigo», explica el director deportivo albiazul, Sergio Fernández.