Alavés - Real Madrid

Lopetegui: «Cada partido es una final para mí, en el Madrid es así»

Lopetegui en el entrenamiento de ayer en Valdebebas, con sus jugadores al fondo, incluido el recuperado Bale. /rodrigo jiménez
Lopetegui en el entrenamiento de ayer en Valdebebas, con sus jugadores al fondo, incluido el recuperado Bale. / rodrigo jiménez

El técnico guipuzcoano advierte sobre un Alavés «que tiene las ideas muy claras» y recuerda que pese a los tropiezos «los objetivos» de su equipo «siguen intactos»

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Más que un resultado positivo, podría decirse que el Real Madrid llega a Vitoria en busca de un calmante. Cada vez que el equipo blanco acumula una mala racha, por pequeña que objetivamente sea -tres partidos sin ganar-, el avispero interno y externo se agita. La gigantesca bola de fútbol y millones que, con velocidad y cuesta abajo, suele aplastar rivales por pura inercia también resulta temible cuando se para y amenaza con iniciar una trayectoria descendente. Bien lo sabe Julen Lopetegui, que ayer despejó balones con sobriedad, como en su etapa profesional bajo palos. «Cada partido es una final para mí, en el Madrid es así», asumió, cuando fue cuestionado sobre las consecuencias de un hipotético tropiezo en Mendizorroza.

Si se trata de los dos grandes, que el nombre del rival se repita más de una vez en las comparecencias previas a los partidos resulta complicado. Aún más en los momentos donde la silla del técnico comienza a perder estabilidad. «Al rival siempre lo tienes que conocer. Es un equipo con grandes jugadores y entrenador. Pero el foco está en lo que tenemos que hacer, con esa mentalidad iremos. El equipo ha mostrado buena cara en algunas situaciones hay que consolidar esos momentos. Tranquilidad y normalidad. Espero un Alavés que tiene las ideas claras, que explota sus cualidades, con jugadores que han encontrado su plenitud en el equipo. Nos obligará a hacer un gran partido», resumió Lopetegui sobre el conjunto vitoriano.

Seguro que al técnico madridista le hubiera gustado explayarse sobre las características del adversario o responder a cuestiones relacionadas con los aspectos puramente deportivos del duelo de hoy. Pero los precedentes ante Sevilla (3-0), Atlético de Madrid (0-0) y CSKA de Moscú (1-0) convirtieron la rueda de prensa casi en un plebiscito sobre su persona. Ante la secuencia de preguntas que apuntaban en la misma dirección, Lopetegui también desplegó, con sutileza pero sin salirse de la realidad del momento, su batería antiaérea. «Todos los objetivos del equipo siguen intactos», recordó. Precisó, en ese sentido, que el Real Madrid suma «los mismos puntos (14)» que el primero (Barcelona), mientras que las opciones de clasificación en la Champions e incluso el favoritismo en el grupo siguen con tinte blanco pese a la inesperada derrota en Rusia del pasado martes.

El preparador madridista sí dejó claro que su equipo debe responder mejor en unos inicios de partido que le han costado puntos en las últimas semanas. «Tener que remontar cada partido es difícil, es algo en lo que debemos mejorar claramente», subrayó. Una advertencia hacia unos futbolistas que, a priori, llegan a Mendizorroza con un punto de exigencia por encima del normal a estas alturas de la temporada. «Queremos mejorar, como todos, y seguro que lo vamos a hacer», exigió el técnico.

Bale, «preparado»

Si el Real Madrid se encuentra poco acostumbrado a no celebrar victorias, mucho menos aún lo está a encadenar tres partidos sin anotar un tanto. De hecho, solo en dos ocasiones en su historia el equipo merengue se ha quedado sin marcar en cuatro duelos seguidos. Lo que no consiga el equipo, que lo resuelvan las estrellas, suele ser la máxima en ocasiones difíciles. Por eso y con Ronaldo en Turín, el foco se encuentra en el posible regreso de Bale al once inicial. Tras el susto muscular ante el Atlético de Madrid y el descanso entre semana, Lopetegui señaló que el galés ha entrenado con normalidad y se encuentra «preparado» para jugar ante el Alavés.

El dato

3
partidos sin ganar y también sin marcar un solo tanto acumula el Real Madrid después de los choques ante Sevilla (3-0), Atlético de Madrid (0-0) y CSKA de Moscú (1-0). Solo en dos ocasiones en toda su historia el conjunto madrileño ha encadenado cuatro duelos sin anotar un gol.

Preguntas deportivas entre muchas otras directas con carga de profundidad: '¿Considera que el equipo está en crisis?', '¿Asume haberse equivocado?', '¿Lo de Vitoria es una final?', '¿Se siente maltratado por la prensa?'. «Nosotros no estamos analizando lo que la gente pueda pensar», «Un entrenador asume todo lo malo», «Cada partido es una final para mí», «Uno tiene que respetar las opiniones, en un equipo como el Madrid es lógico».

El otoño ya ha entrado en el calendario futbolístico, aunque el termómetro del banquillo blanco parece más bien haber retornado a las temperaturas asfixiantes del verano madrileño. Pero como casi todo lo que rodea a este equipo -hace apenas dos semanas pletórico y con Modric acaparando títulos individuales- la ebullición de las críticas puede convertirse en tormenta de elogios. La distancia, un par de partidos. Bien lo sabe el Alavés, que afronta hoy una tarea titánica.

«Tener que remontar resulta difícil, algo en lo que debemos mejorar claramente» Lopetegi

 

Fotos

Vídeos