La llegada de un nuevo defensa puede abrir la puerta a Diéguez

Diéguez, en un partido de la temporada pasada contra el Málaga./E. C.
Diéguez, en un partido de la temporada pasada contra el Málaga. / E. C.

El fichaje de Adrián Marín podría provocar la salida del central madrileño

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

A medida que el puzle del Alavés empieza a completarse, los jugadores intuyen poco a poco su lugar y la posibilidad de cobrar relevancia en la nueva plantilla. En caso de que la incorporación de Adrián Marín se cierre, algo que parece inminente, el conjunto albiazul contará con una línea defensiva sólida y con numerosos efectivos. La retaguardia contará con dos laterales derechos específicos como son Martín Aguirregabiria y Carlos Vigaray, otros tantos zurdos (Rubén Duarte y el murciano) y tres centrales de nivel contrastado (Laguardia, Ely y Maripán). A todos ellos habría que sumar además la figura de Ximo Navarro, recién incorporado procedente de Las Palmas para heredar el comodín de Alexis Ruano, que abandonó Vitoria después de haber jugado en los cuatro puestos de la defensa.

La principal incógnita, por lo tanto, se encuentra ahora en Adrián Diéguez, quien hoy partiría como quinto central y, en teoría, tercer lateral zurdo. El madrileño, por lo tanto, vería muy reducidas sus opciones de entrar en el bloque titular. A sus 22 años, ha disfrutado de muchos minutos en la actual pretemporada, en la que Maripán y Laguardia han sufrido pequeñas sobrecargas y Ely todavía se recupera de una lesión de rodilla. Diéguez siempre ha mantenido como una opción factible el hecho de salir cedido en la presente temporada, ya que sabe que es una apuesta de futuro del Alavés y necesita rodaje de competición para continuar con su formación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos