Sevillano, en grande, y Garro, que deja el cargo. / Blanca CAstillo

Deportivo Alavés

José Manuel Sevillano releva a Óscar Garro al frente de la cantera

El nuevo responsable del fútbol base recaló en el Alavés en 2019 después de haber desempeñado funciones similares en el Atlético y el Athletic

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Cambios en la cantera del Deportivo Alavés. José Manuel Sevillano releva al frente de la Academia a Óscar Garro, que, como adelantó ELCORREO, abandonará la estructura albiazul después de tres años en el cargo. Los dos aterrizaron en Mendizorroza en 2019: del Athletic el primero; de la academia Aspire de Qatar el segundo, que ahora, según informa el club, ha decidido dar «un paso a un lado en una decisión personal» que conducirá su trayectoria profesional por otros derroteros.

«Me supone tristeza dar este pasito a un lado, pero creo que no era yo la persona adecuada para aportar la energía que se necesita en Ibaia la próxima temporada», subraya el técnico madrileño, que bendice el proceso de sucesión al frente de la cantera albiazul. «Hemos trabajado juntos, de la mano, y lo coherente es dar continuidad a lo que se venía haciendo, en estos procesos de Academia no puedes cambiar de rumbo cada cierto tiempo», reflexiona Garro.

«Creo que no era yo la persona adecuada para aportar la energía que necesita Ibaia la próxima temporada»

Óscar Garro

Ibaia queda ahora en manos de José Manuel Sevillano, que recaló en el Alavés como responsable de análisis y rendimiento del equipo albiazul, una labor enmarcado dentro de la dirección deportiva. Antes había sido el hombre de confianza de Amorrortu en Lezama –de 2011 a 2019–, igual que lo había sido previamente en el Atlético de Madrid, donde desempeñó las funciones de coordinador del fútbol base y preparador físico de los equipos infantiles.

Garro, que acaba contrato, deja el club sin ningún resquemor. «Ha sido una etapa fantástica, solo tengo palabras de agradecimiento», asegura. «Contento» por el trabajo realizado pese a haber «convivido con una pandemia que nos ha alterado la hoja de ruta». «Tres años se han quedado en uno y medio, éste ha sido el único en el que hemos podido entrenar de principio a fin».

«Acelerar procesos»

Satisfecho de haber «bajado la media del filial de 21 a 20 años» y de «aumentar el número de jugadores de Vitoria» en el segundo equipo, con presencia de futbolistas como Imanol Baz, Álex Balboa o Unai Ropero. Los dos últimos incluso han debutado con el primer equipo. Como Tomás Mendes, que «estaba en cadetes cuando llegamos». Era su gran obsesión, «acelerar procesos», conseguir que los futbolistas compitieran en categorías superiores a su edad para poder «juntar jugadores de diferentes edades» en el filial.

Tito Blanco abandona la entidad albiazul pese a tener contrato

Tito Blanco es el segundo miembro de la dirección deportiva del club albiazul que no seguirá la próxima temporada. Hace unos días Raúl Pérez abandonó la entidad vitoriana y desde ayer tampoco ocupa un despacho en Mendizorroza el levantino. Blanco llegó el pasado mes de agosto con un contrato de dos años, pero finalmente sólo ha cumplido uno. El descenso también ha obligado a los dirigentes a reestructurar el organigrama deportivo y aligerar el número de integrantes. Otros, como Mikel González o Urbano Santos, también tienen pendiente resolver su continuidad en el club.

«Es un poco lo que busca el trabajo de cantera para que diferentes generaciones se junten en el último equipo de la estructura». Se felicita, además, por el título liguero del Juvenil B, «un equipo que había bajado a Liga Vasca cuando llegamos y ahora ha salido campeón con diez jugadores de primer año». Una «exitosa etapa de tres años al frente del fútbol base albiazul», dice el Alavés en su despedida.