La habitual indigestión veraniega

La habitual indigestión veraniega
Nacho Cubero

Un Alavés escaso de ritmo e ideas iguala en El Sardinero en un duelo muy discreto donde los locales rozaron el triunfo

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Que el primer partido de pretemporada suele resultar una invitación a la indigestión futbolística es un axioma que este miércoles volvió a confirmarse en El Sardinero. Entre la pesadez de piernas, las obligadas probaturas del comienzo del verano para los entrenadores y el escaso conocimiento entre buena parte de los jugadores, duelos faltos de ritmo y espesos se reproducen cada mes de julio con el único aliciente de observar las nuevas caras y pensar en mejorar con el paso de las semanas. Un poquito del debutante Jony en una primera mitad donde el Racing gozó de las mejores oportunidades y mereció marcar resultó una de las pocas noticias positivas por parte del nuevo Alavés. Un equipo dividido en dos, con un once en cada mitad, y donde algunas conexiones interesantes entre los conocidos Ibai y Martín aliviaron la tarde por parte albiazul.

El partido había arrancado con una alineación albiazul mixta, donde Abelardo se decidió por una defensa reconocible con Laguardia, Maripán y Duarte, además del joven Víctor López en la derecha. El técnico albiazul también dio la oportunidad desde el comienzo a los futbolistas del filial Héctor Castillo -internacional sub'18 en las últimas citaciones- y a Andrei Lupu. Ambos intercambiaron posiciones, entre segundo delantero y la banda derecha del ataque durante el primer acto. Sin grandes opciones para brillar en un tramo albiazul muy discreto en todos los aspectos. En una tarde donde los ausentes fueron el todavía lesionado Vigaray y también un recién llegado Borja Bastón que ni siquiera formó parte de la expedición.

0 Racing

Iván Crespo; Iñigo, Figueras, Olaortua, Castañeda; Musy, Sergio Ruiz, Rivero; César Díaz y Jon Ander. También jugaron Aitor, Juanjo, Javi Cobo, Mario, Jerin, Pau,, Antonio Tomás, Mirapeix, Dosal y Miguel Goñi.

0 Alavés

Pacheco; Víctor López, Laguardia, Maripán, Duarte; Héctor Castillo, Dani Torres, Wakaso, Jony; Andrei y Rubén Sobrino. En la segunda parte jugaron: Sivera; Martín, Ximo Navarro, Ely, Diéguez; Ibai, Perera, Manu García, Paulino; Burgui y Demirovic.

Árbitro:
Adrián Cordero. Correcto.
Incidencias:
Alrededor de 2.500 espectadores en El Sardinero. Antes del inicio del partido se descubrió en el exterior del estadio una estatua en homenaje al exentrenador del Racing y el Alavés, Nando Yosu, fallecido en 2016.

El Racing de Santander, con un punto más de chispa, sobre todo en el arranque, creó bastantes problemas hasta el descanso. Ordenado e intenso y también con más fútbol en sus botas. Cosas de pretemporada. Ganas de agradar a su público. Pero en apenas diez minutos, Pacheco salvó un disparo ajustado de Enzo y César Díaz, tras deshacerse con inusual facilidad de Laguardia, se plantó ante el portero alavesista, pero desaprovechó un remate claro.

Los cántabros gozaron de las mejores ocasiones, aunque Andrei estrelló un balón en el larguero Primera parte

La escuadra vitoriana, muy espesa en una sala de máquinas con Daniel Torres y Wakaso lentos e imprecisos, apenas generaba juego ofensivo. Ya con un mayor control tras los sustos iniciales, aunque sin un mínimo de ritmo en la circulación para rebasar líneas y crear problemas a los cántabros.

Jony deja detalles

Un guión que solo se alteró por la banda izquierda, donde Jony debutaba. El extremo cedido por el Málaga fue el único recurso válido para desestabilizar al adversario. Dos o tres ocasiones donde logró desbordar a su par y profundizar. De ahí salió lo poco que ofrecieron de peligro los albiazules antes del descanso. En una de las internadas del nuevo futbolista albiazul su centro atrás lo cazó Andrei para estrellar el balón en el larguero. Un oasis ofensivo dentro del desierto del primer periodo, donde el Racing volvió a rozar el tanto en dos ocasiones más.

Primero en una indecisión entre Laguardia y Víctor que el delantero vitoriano Jon Ander dejó pasar al rematar blando a las manos de Pacheco. Después, el ariete procedente del Amorebieta conectó un cabezazo tras una falta que acabó en el larguero e, incluso, pudo llegar a botar dentro de la portería. Las desconexiones albiazules resultaban evidentes después de una sola semana de trabajo y todavía mucho cansancio en las piernas.

Abelardo cambió por completo el once en el inicio de una segunda mitad donde el Alavés, al menos, se sacó de encima los problemas defensivos y tocó el balón por momentos con algo más de sentido. Sobre todo, en una banda derecha donde la presencia de Martín e Ibai -los habituales de la pasada campaña- elevó en unos grados la calidad general y dio cierta profundidad al ataque vitoriano. Sin alardes, eso sí, porque las ocasiones, más allá de un remate de Diéguez y otro de Manu García tras balones colgados al área, resultaron de lo poco peligroso que generó el Alavés.

Jony y Ximo Navarro debutaron, mientras que Borja Bastón ni siquiera viajó a Santander Estrenos

Unos minutos también para el estreno de Ximo Navarro en el centro de la zaga, formando pareja en esta ocasión con Ely. El futbolista procedente de Las Palmas vivió una segunda mitad de cierta comodidad, ya con un Racing menos fresco de ideas y con dificultades para acercarse hasta la meta de Sivera. El guardameta alavesista reaparecía así después de que en la pasada Liga, en su debut en la competición ante el Atlético de Madrid, sufriera una subluxación en la clavícula. Este miércoles, al margen de una apurada salida, apenas fue exigido.

Leve mejora sin remate

El Alavés, ya con Perera y Manu García en el centro del campo, y la pareja Burgui-Demirovic en el frente de ataque, mejoró en el control del juego, pero tampoco le llegó para mucho más. En un tramo central de la segunda mitad donde apretó algo más en ataque, en ocasiones con una presión más adelantada y buscó las recuperaciones rápidas para tratar de hacer daño. Pero las transiciones rara vez acabaron con un último envío preciso. Sin que los hombres de ataque dispusieran de una sola ocasión clara ante la meta del exalbiazul Iván Crespo.

El choque languideció ya en los últimos minutos, con un Racing que aún sacó fuerzas para reponerse en esos instantes finales y colgar algunos centros sobre la meta albiazul. Sin demasiados problemas para una zaga más sólida que el inicio y salvo algún mal despeje corto, con menos concesiones. Para firmar el empate sin goles ante un rival de Segunda B que abre la pretemporada. Mucho camino por delante para buscar la puesta a punto precisa hasta mediados de agosto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos