Iraultza 1921 suspende su actividad «indefinidamente»

Iraultza 1921 ha ofrecido una rueda de prensa junto a los frontones de Mendizorroza./Rafa Gutiérrez
Iraultza 1921 ha ofrecido una rueda de prensa junto a los frontones de Mendizorroza. / Rafa Gutiérrez

El grupo denuncia presiones y sanciones de Antiviolencia y la Ertzaintza que han hecho la situación «insostenible»

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Iraultza 1921 ha anunciado este domingo, tres cuartos de hora antes del inicio del Alavés-Leganés, que suspende «indefinidamente» su actividad «debido a las presiones, sanciones y prohibiciones» a las que el grupo está siendo sometido por parte de la Comisión Antiviolencia y la Ertzaintza.

Una situación que no es nueva, desde su inclusión en la lista de grupos que, según Antiviolencia, cometen actos ilícitos, pero que se ha vuelto «insostenible» desde que el fondo de Polideportivo luciera un tifo contra el poder de la televisión en la Liga, en el mes de diciembre.

Iraultza denuncia «acoso» invididual de la Ertzaintza a muchos de sus miembros, amenazas de cárcel incluidas, por lo que el grupo se ve abocado al «cese indefinido de la actividad mientras no exista un mínimo para su desarrollo normal».

Y manda un mensaje a la afición y al club. «Si creen que perjudicamos al equipo, que nos lo hagan saber y este paso a un lado que damos ahora será definitivo». Lo que tienen claro es que «Iraultza 1921 es como es o no será».

Es «una decisión muy dura y difícil de tomar», asegura el grupo, arropado por numerosos seguidores fuera del estadio, durante la lectura del comunicado, y apoyado también dentro de Mendizorroza, ya sin ningún distintivo de Iraultza en la grada. Con un ambiente desconocido, en las antípodas del bullicio habitual que ha hecho del campo albiazul una de las plazas con mejor atmósfera futbolística del campeonato. Aplausos, algún tímido grito de 'Alavés, Alavés' y el habitual cántico contra Tebas que iniciaron los seguidores del Leganés, los más ruidosos en el Paseo de Cervantes.