Menos de mil entradas por vender para el 'no hay billetes' ante el Huesca

Aficionados albiazules pueblan las gradas de Mendizorroza. /Rafa Gutiérrez
Aficionados albiazules pueblan las gradas de Mendizorroza. / Rafa Gutiérrez

Mendizorroza prepara un gran ambiente para reencontrarse con su equipo tras la derrota frente al Eibar en Ipurua

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Mendizorroza prepara un gran ambiente para reencontrarse con su equipo tras la derrota frente al Eibar en Ipurua. El club albiazul informó ayer de que restan menos de mil entradas para colgar el cartel de 'no hay billetes' para el duelo del domingo ante el Huesca (12.00 horas). Este horario ha registrado en las últimas campañas vistosas entradas en las gradas del estadio vitoriano, que volverán a ofrecer una imagen atractiva y un ambiente caldeado en el próximo encuentro.

Tanto Abelardo como sus jugadores suelen repetir que el aliento de su hinchada es uno de los grandes secretos que han impulsado al Alavés a la zona alta de la clasificación y a una remontada encomiable para conseguir la salvación el pasado curso. Los datos, desde luego, son demoledores. El conjunto albiazul aún no ha caído derrotado en su feudo en lo que va de curso en ninguna de las dos competiciones, una condición que comparte con equipos de la talla del Atlético y el Barcelona.

Mendizorroza fue el pasado año el estadio con mayor índice de ocupación de la Liga, con un promedio superior al 90% durante toda la campaña. Las primeras jornadas de la presente temporada, en este sentido, invitan a pensar en un registro similar, ya que las gradas del recinto del paseo de Cervantes han mantenido su habitual colorido en los cinco partidos que ha albergado en Liga, y en los que ha obtenido dos empates (ante el Betis y el Getafe) y tres victorias (frente al Espanyol, el Real Madrid y el Villarreal. La reciente marcha de los hombres de Abelardo, además, hace aún más atractivo acudir a Mendizorroza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos