Los jóvenes aficionados tenían clara su preferencia. /Igor Martín

Los jóvenes aficionados tenían clara su preferencia. / Igor Martín

SD Eibar-Deportivo Alavés

Eibar, territorio albiazul

Centenares de aficionados del Alavés toman las calle de la localidad armera en la previa del importante duelo liguero

JON AROCA

Otro punto del mapa conquistado. La armada albiazul ha tomado este domingo las calles de Eibar en la previa del encuentro liguero ante el cuadro armero. Los colores albiazules se han dejado ver con claridad en el centro de la localidad armera desde varias horas antes del encuentro.

181 afortunados lograron una de las entradas que recibió el club vitoriano desde la entidad local. Otras 125 fueron a parar a las peñas y empresas patrocinadoras. Varios, además, recurrieron a la venta directa desde el cuadro armero para no perderse la cita. Tras los primeros días de taquilla, exclusivos para socios locales, no quedaban muchas entradas para los alaveses, pero varios lograron asegurar su localidad.

La céntrica Plaza Unzaga se convirtió en punto de encuentro babazorro. Algunos, los más atrevidos, llegaron a Eibar antes de la hora de comer. Otros se echaron a la carretera tras el café para tomar la última ronda en Eibar. Dos horas antes del encuentro, los bares del epicentro armero tenían claro color albiazul, en comunión con bufandas armeras.

Una previa tranquila para grupos de amigos y familias. Todos, animados por un partido grande y sin soltar sus bufandas. Abrigados, pero dejando ver con claridad sus colores. Y con peticiones para los jugadores, como la de dos jóvenes aficionados que no soltaban la pancarta en la que pedían a Rioja su camiseta tras el encuentro.