Duarte acaba en el hospital por un golpe en la cabeza

Duarte lucha con Morales en un momento del partido./Moisés Castell (Photo-Deporte)
Duarte lucha con Morales en un momento del partido. / Moisés Castell (Photo-Deporte)

Las pruebas médicas realizadas a Rubén Duarte, primero en Valencia y hoy en Vitoria, descartan una lesión craneal

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Dicen que Pirro de Epiro fue el primer rey en reconocer en voz alta lo estúpido de una guerra. Al menos de una en la que lo ganado no compensa por las vidas perdidas en la batalla. De ahí la expresión 'victoria pírrica', para aquel triunfo que no compensa el esfuerzo. Claro que aún tuvo que ser peor para los que perdieron. Y eso es lo que le pasó este domingo al Alavés. Además de dejarse los tres puntos, que puede ser lo de menos en el medio plazo, Abelardo se vio obligado a realizar dos cambios por lesión, que podrían ser importantes.

El primero fue en el descanso. Rubén Duarte llegó mareado a los vestuarios. Acababa de sufrir un fuerte golpe en la cabeza en un lance con 'Jason' (David Remeseiro es el nombre que aparece en su DNI). El extremo gallego con nombre de argonauta no cejó en su búsqueda del vellocino de oro hasta que Paco López le sustituyó. Menuda figura el 23 levantino, que marcó el gol del empate en el minuto 19, pero que no por ello bajó en su intensidad.

Como Duarte no mejoraba, el Alavés optó por mandarlo a un centro hospitalario cercano. «Los golpes en la cabeza hay que mirarlo bien porque dan mucho miedo», explicó después Abelardo. Allí se le practicó un primera exploración y quedó a la espera de que se le realizara un escáner que descartara cualquier riesgo.

Con un vuelo chárter esperando a la expedición albiazul, Duarte estuvo a punto de hacer noche en Valencia mientras recibía el alta médica pero finalmente llegó a tiempo al aeropuerto. Este lunes, se han realizado el resto de pruebas nevesarias para poder descartar que el lateral tenga ningua lesión craneal. Buenas noticias.

La rodilla de Burgui

Pero no fue el único damnificado por la energía desmedida de Jason. Ya en la segunda parte, Burgi (Jorge Franco) conducía el balón en una de las pocas salidas claras del Alavés en la media. Al ver Jason que su compañero Cabaco iba a ser superado, realiza un espectacular esprint hasta ponerse a la par del albiazul y poder meterle el pie. Lo hace en falta, con tan mala suerte que Burgui se lesiona en esa acción y tiene que pedir el cambio. ¿Algo muscular? eso parecía en directo.

Sin embargo, Abelardo anunciaba al explicar el cambio, que su jugador se había llevado la mano «a la rodilla derecha porque sentía un fuerte dolor en ella» y que a lo largo del día de hoy se le realizarán pruebas para conocer el alcance de la dolencia.

Mala visita de los vitorianos a Valencia. Un gol, cero puntos y dos lesionados de pronóstico reservado. El sábado viene el Real Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos