Gonzalo Escalante, durante la rueda de prensa. / DEPORTIVO ALAVÉS

Deportivo Alavés

Escalante se reencuentra con su pasado

El centrocampista reconoce que tanto «la buena relación con Sergio» como la llegada de Mendilibar han sido claves para su fichaje

Jon Aroca
JON AROCA

Casi siete años después, Gonzalo Escalante ha encontrado en el Deportivo Alavés un escenario muy similar al de sus primeros pasos en la Liga. Entonces, en el verano de 2015, el argentino desembarcó en un Eibar llamado a pelear por la permanencia, necesitado de un jugador de carácter para su entrenador, José Luis Mendilibar. Llegó fichado, además, por una dirección deportiva en la que el hoy también albiazul Sergio Fernández era el adjunto. Con ambos, técnico y directivo, ha vuelto a encontrarse en Mendizorroza. Y su presencia ha sido importante para que tomara la decisión de aceptar la oferta albiazul. Pese a que, incluso, contaba con otras de mayor potencial.

«Tenía varias opciones, pero la buena relación con Sergio y la confianza que me transmitió fue determinante. Cuando vi que había venido Mendilibar, terminé por decidirme», confesó en su presentación como futbolista del Alavés. Fernández también ve en él un viejo objetivo ahora alcanzado. «Es un día de mucha satisfacción, damos la bienvenida a un jugador que pretendíamos y deseábamos. Desde que tuve la oportunidad de conocerle sabía que el destino nos iba a juntar. Nos va a aportar todo lo que representa con sus valores personales y profesionales», celebró.

El segundo fichaje invernal albiazul llega dispuesto a rendir desde el primer partido, el de este domingo ante el Athletic. «Me encuentro muy bien, perfecto. No he faltado a ningún entrenamiento en toda la temporada», aseguró, pese a que esta temporada apenas ha disputado ocho minutos. No juega desde la primera jornada, en el mes de agosto. Desde entonces, muchas suplencias pero nula presencia. El cambio de técnico en verano, con la entrada de Sarri por Inzaghi, le dejó fuera de los planes de la Lazio. Aunque cree que ese año y medio en Italia ha sido productivo y un notable aprendizaje. «Fue una experiencia muy linda, increíble. Estar en un equipo de tanta magnitud como la Lazio, jugar Champions, contra grandes equipos y conocer grandes jugadores. Muy pocos tienen la suerte de estar en un equipo tan competitivo. Me llevo todo eso. He conocido otro tipo de fútbol, con otros entrenadores y sistemas. Todo jugador que va a un nuevo club se lleva muchas cosas», explicó.

Un jugador «muy intenso»

Espera poder aportarlas en un sistema que conoce bien, el del técnico que mejor rendimiento le ha sacado. Apenas ha podido mantener contacto con él desde su fichaje -«he tenido poco tiempo, he llegado un poco tarde porque ha habido un par de problemas con mi vuelo»- pero se encuentra «a sus órdenes». El de Zaldibar sabe cómo explotar sus virtudes, aunque primero deberá determinar qué rol le asigna. El argentino es un futbolista polivalente, con capacidad para desempeñar diversas funciones en la zona ancha. Así lo ha hecho también con el técnico. «Siempre que estuve con 'Mendi' varió mucho el compañero que tuve como mediocentro. A veces me tocó con Dani García, que juega delante de la defensa y yo me soltaba. También jugué con Pape (Diop). Son diferentes, me puedo acoplar a lo que me pida él. Me considero un jugador muy intenso, puedo hacer las dos cosas. Él le va a pedir al otro que haga un poco lo mismo. Estamos a su disposición, lo que diga lo intentaremos hacer de la mejor forma», explicó.

Con su fichaje, el Deportivo Alavés suma un gran conocedor de la Liga -como lo es su otra incorporación, Jason Remeseiro- y un líder para el vestuario. «Es un futbolista que absorbe con su personalidad mucha energía y la sabe canalizar. Futbolísticamente tiene unas cualidades que le van a venir muy bien», aseguró Fernández. Además cree que, con su llegada, Mendilibar va a tener en el centro del campo -una vez pueda recuperar a todos sus efectivos- «recursos y posibilidades para que el equipo dé la medida real que todos creemos que puede dar».

Fernández: «Nadie ha pedido salir»

El director deportivo albiazul también ha repasado la actualidad del mercado. Ha reconocido estar «trabajando» en el apartado de salidas y buscando que «la plantilla quede lo más equilibrada», pero también ha explicado que «nadie ha pedido salir». Tampoco en la delantera, donde cree que es normal que los jugadores tengan pocos minutos debido al excelente nivel de Joselu. «Los demás deben tener la paciencia necesaria», ha explicado.

También ha asumido la incertidumbre que genera el coronavirus en la plantilla, sobre todo en la portería. Aunque con las dudas de un virus impredecible, ha mostrado su confianza en que «los jugadores que están de baja hayan pasado el tiempo asintomáticos y puedan estar el domingo». También ha asumido la realidad de la Copa África, por la que el equipo ha perdido durante algunas semanas a Loum y al emergente Owono. «Por todos era conocido el calendario FIFA. Estábamos obligados a ceder jugadores. Reivindicar la incomodidad no tendría justificación. Ya lo sabíamos, no hay lugar a la queja», ha explicado.