Descanso forzoso para Pina

Tomás Pina disputa la pelota con Maxi Gómez en el encuentro ante el Celta./EFE
Tomás Pina disputa la pelota con Maxi Gómez en el encuentro ante el Celta. / EFE

El centrocampista, que sintió un pinchazo ante el Celta, está casi descartado para el sábado por su tercera lesión en el bíceps femoral

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Tomás Pina deberá tomarse un nuevo descanso forzoso y está casi descartado para el encuentro ante el Villarreal por su tercera lesión en el bíceps femoral. El centrocampista ha esquivado al menos la rotura muscular que sufrió en las dos ocasiones anteriores y sufre una «distensión» en el músculo de su pierna derecha. La pérdida del manchego, esencial en el sistema de Abelardo, obligará al Alavés a sobrevivir de nuevo sin su faro, algo que ya consiguió al inicio de temporada y en noviembre.

Por mucho que Pina no figure en los principales registros del fútbol, su presencia en el once de Abelardo es desde el pasado curso innegociable. El juego del conjunto albiazul gana en oxígeno con la brújula de Ciudad Real, y más en un centro del campo de marcado carácter físico y de contención. El manchego, de hecho, es uno de los escasos futbolistas que no se ha perdido un solo partido de Liga por decisión técnica en lo que va de temporada.

El Alavés, no obstante, ha aprendido a competir sin su principal guía a marchas forzadas. Lo hizo en las seis primeras jornadas de Liga y en los dos encuentros que se perdió en noviembre. Por mucho que aquel segundo percance –no puede hablarse de recaída porque fue en la otra pierna– solo le obligó a perderse dos compromisos gracias a un respiro del calendario, fue si cabe más doloroso que el primero. Y es que el centrocampista acababa de alcanzar su mejor momento de forma tras decidir el partido ante el Celta de la primera vuelta, que se tradujo en un liderato provisional del equipo albiazul, y un brillante encuentro ante el Villarreal. Ese fue, sin duda, el pico de rendimiento que persigue el manchego.

Abelardo, por lo tanto, deberá resolver si mantiene el trivote, para el que no tendría recambio del primer equipo, o apuesta por regresar a la pareja en la medular sin su hombre de referencia en la zona de creación. El técnico, en este sentido, ha optado ya por todas las combinaciones posibles entre centrocampistas, incluido Torres en la primera jornada, en la que Pina estaba lesionado y Brasanac todavía enrolado en el Betis.

Lo más significativo de las soluciones que ha planteado Abelardo cada vez que no ha podido contar con Pina es que nunca ha optado por el trivote. Al menos, desde que terminó de confeccionar la plantilla para la actual campaña a finales de agosto. Es decir, cuando Brasanac llegó sobre la bocina cedido por el Betis.

Brasanac, primera opción

El serbio, en este sentido, es el centrocampista que más veces ha sido alineado ante la ausencia del manchego, con seis participaciones, además de su entrada al campo como relevo de Pina tras su lesión ante el Eibar. El segundo recurso más empleado por Abelardo es Manu García, con cinco titularidades, mientras que Wakaso, que comenzó como primera opción al arranque del curso, se ha tenido que conformar con cuatro actuaciones desde el inicio. En esta ocasión, sin embargo, el Pitu cuenta con un condicionante extra, y es que dos de sus centrocampistas (Brasanac y Manu) arrastran cuatro cartulinas y se encuentran a solo una de la suspensión por acumulación.