Debutantes entre bastidores

Patrick Twumasi se bate en carrera con el bético Mandi./Blanca castillo
Patrick Twumasi se bate en carrera con el bético Mandi. / Blanca castillo

Salvo Jony, los fichajes del Alavés entran en escena con cuentagotas, aunque empiezan a destilar destalles esperanzadores para revolucionar el equipo

IÑIGO CRESPO

Fue una carrera de pura centella. Una fugaz muestra de potencia, velocidad y disparo seco. Pero su efecto en la grada fue inmediato. Patrick Twumasi solo contó con media docena de minutos en su estreno en Mendizorroza ante el Betis. Y ese breve espacio de tiempo, que muchos futbolistas habrían malinterpretado como un movimiento residual para mantener el oxígeno en el equipo, bastó para que el extremo ghanés entregara su tarjeta personal a su nueva hinchada. El disparo del veloz extremo, que además se aplicó en la presión desde el inicio, fue desviado por Pau López, pero la grada comenzó a fabricar un pequeño retrato robot sobre una de las apuestas más atrevidas de la temporada.

La afición albiazul colecciona poco a poco pequeños retales de los últimos fichajes mientras estos acumulan rodaje y se mimetizan poco a poco con el resto de la plantilla. Es lo que sucede también con Adrián Marín, que ofreció un interesante aperitivo ante el Huesca y tuvo algunos minutos en el Camp Nou, aunque lejos de su demarcación natural y con el choque cuesta arriba. Y Borja Bastón, que ha disfrutado de algo más de tiempo pero menos balones, se ha asemejado más a un soldado que acude al frente sin munición. El madrileño es la gran esperanza albiazul para liderar la misión goleadora, que a partir de ahora compartirá con Jonathan Calleri. La falta de conexión con Sobrino y los extremos en el duelo ante el Betis -el Alavés despertó en el segundo tiempo y él fue sustituido en minuto 64) y su escaso margen en el Camp Nou mantienen aún ocultas sus virtudes de puro rematador.

Solo Jony, que despegó desde bien pronto en pretemporada, se ha ganado desde el primer minuto la confianza de Abelardo, con quien ya despuntó en el Sporting en Primera. El extremo asturiano fue, junto a Ibai, el más destacado del cuadro albiazul y confirmó ante el Betis que se encuentra un punto por encima de sus compañeros en el plano físico. No tanto en una cuestión de aguante y resistencia, donde casi todos se encuentran a un nivel aceptable para estas alturas de la campaña, sino que posee esa pizca de chispa extra que le permite encarnar el peligro casi en cada jugada.

El atacante cedido por el Málaga ha logrado hacerse un hueco como titular a las primeras de cambio y parece haberse llevado por delante a Burgui en la carrera por la titularidad en la banda izquierda. Ningún otro futbolista exhibió unas prestaciones tan elevadas como el asturiano durante el proceso de rodaje, y empieza a tener su impacto en el once de gala de Abelardo. Se trata del único fichaje que pisa tierra firme y se ha afincado en el grupo de 16 jugadores que ha empleado el 'Pitu' en las dos primeras jornadas.

El resto, a excepción de los mencionados Twumasi, Marín y Bastón, son viejos conocidos de la temporada pasada, a quienes les corresponde arrancar el curso con paso seguro y decidido. Abelardo mantiene su confianza sobre el bloque que el club mantuvo durante el verano, aunque acusa la falta de un organizador que se hace esperar, ya sea por la lesión de Tomás Pina o por los caprichos del mercado. El manchego pertenece al apartado de los fichajes que no aún no han podido estrenarse en lo que va de campaña, donde le acompaña el recién incorporado Jonathan Calerri, que puede contar con sus primeros minutos el domingo ante el Espanyol, y Ximo Navarro.

Versatilidad en la rotación

El ex del Las Palmas, no obstante, es ahora el mejor colocado para suplir una eventual ausencia de Laguardia y Maripán, que se han convertido en la guardia pretoriana de Pacheco tras la baja de larga duración de Rodrigo Ely. Es más, Ximo tiene incluso más opciones que Vigaray de ser un recambio de urgencia para Martín Aguirregabiria durante un encuentro. Y es que la polivalencia del granadino, que puede actuar en cualquiera de las cuatro posiciones de la zaga, le permite superar en la escala de preferencias para entrar en la convocatoria a Vigaray, cuyo rol es mucho más limitado.

Ximo actuó durante la pretemporada como central y lateral zurdo, y lo cierto es que dejó una buena impresión, sobre todo por su velocidad al cruce. Pero la amplia nómina de defensores que maneja Abelardo, ahora reducida por el percance de Ely, encarecerá la rotación del granadino, que no ha mostrado reparos en heredar el comodín de Alexis Ruano.

El Alavés ensambla sus nuevas piezas de manera gradual y es probable que el domingo le llegue a Calleri el turno de ofrecer sus primeras pinceladas. Jony, Twumasi y quién sabe si Adrián Marín, mientras tanto, tratarán de ampliar el trozo de tarta que tiene de momento reservado Abelardo para los recién llegados. No resulta sencillo echar la puerta abajo en uno de los proyectos más continuistas del equipo vitoriano de los últimos años, pero sus primeros detalles, sobre todo en el caso del asturiano y el ghanés, han hecho brotar el optimismo en la grada albiazul.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos