La culpa la tiene el tope salarial

La calidad del plantel está condicionada por la inversión y, por supuesto, por la gestión de la dirección deportiva

Raúl Alústiza
RAÚL ALÚSTIZA

Para ser fieles a la costumbre, esta temporada no podía ser menos, tres entrenadores y un porvenir muy negro. Hay mucha costumbre en el fútbol de decir que el técnico apenas tiene influencia en el juego, que su tarea es la de alineador y a veces ni eso, porque el once se lo hacen los medios, el presidente o la estrella del equipo. Pero eso sí,

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes