Laguardia y Manu García, en el Ciutat de Valencia. / prensa2

Desde el monte del Pico

La consecuencia de la mediocridad

El Alavés certifica su descenso tras dos campañas y media rodando hacia la nada futbolística y afronta una complicada reconstrucción en una Segunda División potente y plagada de entidades históricas

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Sin cambios ni sorpresas. El Alavés disputó el domingo sus dos últimas horas en Primera División como había vivido durante gran parte de los diez meses anteriores. A la intemperie, azotado por el viento de sus flagrantes limitaciones y zarandeado sin piedad cada vez que abandonaba el refugio de Mendizorroza. Con naturalidad llegó la estocada

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores