La rúbrica de un sentimiento

Laguardia y Martín escriben sendas dedicatorias a unos aficionados del Alavés. / Igor Martín

Centenares de aficionados acuden a la firma de autógrafos de Laguardia y Martín organizada por EL CORREO

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

La afición albiazul siempre responde. 'En Mendizorroza o en cualquier lugar', como canta la hinchada en las gradas del templo alavesista. También en la firma de autógrafos que organizó este jueves EL CORREO, con el patrocinio de InGevel y Bertako y el apoyo del Deportivo Alavés. Los protagonistas, Víctor Laguardia y Martín Aguirregabiria, no pararon de estampar su rúbrica en camisetas y en el libro de firmas que regaló EL CORREO, un práctico álbum albiazul de 64 páginas que sirve como soporte ideal para coleccionar los recuerdos de la plantilla, con espacio para añadir notas y dedicatorias de los jugadores del equipo vitoriano.

Más de una hora de firmas, fotografías, sonrisas y conversación con aficionados de todas las edades. Eran mayoría los niños y niñas, pero fueron también muchos los adultos que se acercaron a conocer a sus ídolos futbolísticos, encantados con el éxito del acto, programado inicialmente para treinta minutos y que duró noventa. Tal era la demanda de una cola de seguidores que dio la vuelta a la esquina de la calle Florida, donde se sitúa la tienda de EL CORREO, para abarcar la plaza Amárica. Centenares de seguidores en busca de un recuerdo imborrable.

«Yo era vergonzoso»

«A los niños les hace una gran ilusión poder estar con los jugadores y conocerles un poco más de cerca y estas iniciativas están muy bien», subrayaba Martín. El canterano, de 22 años, no puede reprimir una sonrisa cuando recuerda que hace no tanto era él quien estaba al otro lado de la mesa, aunque «era bastante vergonzoso para estas cosas». Reconoce que, como protagonista, «ahora un poco también», pero «hay que acostumbrarse».

Víctor Laguardia y Martín Agirregabiria, duranet la firma de libros.
Víctor Laguardia y Martín Agirregabiria, duranet la firma de libros. / I. Martín

«Viendo la ilusión que les hace, a ti también te hace mucha. A la afición hay que estarle agradecidos y todos estos actos y otros que se puedan hacer son bienvenidos por nuestra parte. Una de las grandes cosas que tiene el Deportivo Alavés es la cercanía con los aficionados y todo lo que supone para nosotros su apoyo», reflexiona el lateral derecho vitoriano, que se perdió el último partido de Liga, en el Santiago Bernabéu, por lesión. Sigue trabajando al margen del grupo, pero confía en volver pronto a la dinámica de trabajo y estar a disposición del Pitu Abelardo.