FUNDACIÓN SANCHO EL SABIO

Partidos coperos a cara de perro

Santiago de Pablo
SANTIAGO DE PABLO

La Copa ha sido siempre escenario de encuentros emocionantes, jugados a cara de perro: el típico «partido copero», aunque esta acepción del adjetivo, en el sentido de «vibrante» o «apasionante», aún no ha sido admitida por el Diccionario de la Real Academia. Entre las eliminatorias de este tipo disputadas por el Alavés cabe recordar la que le enfrentó al Betis en mayo de 1964. El equipo vitoriano pasaba por una delicada situación, hasta el punto de que acababa de consumar su descenso a Tercera. Todo indicaba que la eliminatoria sería pan comido para un Betis que había quedado tercero en la División de Honor, pero no fue así.

En el partido de ida, Mendizorroza presentó una gran entrada, «como en las mejores tardes, con público animoso, dispuesto a cooperar en pro de su equipo». El Alavés encerró a los béticos en su campo, con tan mala suerte que estos metieron un gol en un contraataque aislado. El equipo vitoriano no se arredró y Goyarán I marcó dos goles, pero solo uno subió al marcador, al anular el árbitro –al parecer, injustamente– el que hubiera dado la victoria al Alavés. La prensa destacó que el Betis se había visto «superado por entusiasmo e incluso por juego, por los alavesistas». Fue «un partido clásico de Copa», un choque «de coraje» por parte local.

El Alavés había dado muy buena impresión en casa pero, tras el empate a uno, todo el mundo esperaba que el Betis se llevara la eliminatoria de calle en el Benito Villamarín, ante más de 20.000 espectadores. De hecho, en el primer minuto el Betis ya había marcado un gol y enseguida el marcador se puso 3-1 para los locales. Pero, en palabras del periodista de EL CORREO José Gómez (Don Pepito), «el conjunto babazorro no se rindió jamás» y llegó a empatar a tres. La pena fue que la hazaña no pudo rematarse y el Betis hizo valer su superior categoría, venciendo al final por 5-3. Tal y como refleja el resultado, los dos entrenadores (el histórico Domingo Balmanya en el Betis y el exjugador del Athletic Manuel Martínez, Manolín, por el Alavés) plantearon un partido al ataque, un auténtico encuentro copero.

Pese a su eliminación, la prensa sevillana reconoció que «el Deportivo Alavés le dio la batalla en todo momento al Real Betis. Por esto, el encuentro resultó interesante y con el aliciente de los goles, salsa del balompié». Según la Hoja del Lunes de Sevilla, «después de ver anoche a los de Vitoria comprendemos el porqué Balmanyá, en el partido de ida, se mostraba conforme con el empate a un gol, porque, en la devolución de visita, los alaveses han hecho sudar bien a los verdiblancos , y el público, en un rasgo de reconocimiento a los méritos visitantes, despidió al equipo que prepara 'Manolín' con aplausos intensos».

En efecto, «al final del encuentro, el público premió esta laboriosidad con fuertes aplausos. Con este equipo y con estos jugadores nadie se explica en Sevilla que el Deportivo Alavés haya descendido a Tercera División, ya que tuvo que combatir a un Betis que es hoy día uno de los mejores equipos españoles y que se ha clasificado muy alto en la División de Honor. Sin embargo, el Alavés estuvo a punto de dar la sorpresa y con un poco de suerte hubiera conseguido otro resultado más favorable a sus colores».