Con su ídolo. Juan Carlos posa en la silla de ruedas con su gran referencia en las porterías, el formidable Arconada. / a. m.

Un catedrático de entereza y vida

Unzué, un ejemplo mayúsculo y admirable de humanidad, realizará el domingo en El Sadar el saque de honor diecinueve años después de colgar los guantes en su último duelo contra el Alavés

Ángel Resa
ÁNGEL RESA

Cuesta un mundo no conmoverse en exceso al escribir un texto sobre don Juan Carlos Unzué. Teme uno caerse del fino andamio que separa la emoción desnuda y lo sentimentaloide que todo lo rebaja. El mismo protagonista renegaría de la tendencia cursi, por lo que ha demostrado desde una altura de miras sencillamente impresionante, desde que el 18 de

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes