Burgui se rompe el ligamento cruzado anterior y estará seis meses de baja

Burgui en un entrenamiento en Ibaia. /Jesús Andrade
Burgui en un entrenamiento en Ibaia. / Jesús Andrade

El delantero extremeño, que sufrió un golpe al final del entrenamiento del martes, será intervenido

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Los peores pronósticos se han cumplido. Burgui sufre una rotura en el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha, según ha confirmado hoy el Deportivo Alavés. El delantero extremeño, cuya articulación ha examinado este jueves el especialista, se perderá el resto de la presente temporada y verá comprometido el inicio de la próxima, ya que en el mejor de los casos regresaría a finales de agosto. La resonancia que se le realizó al extremo este miércoles ya reveló que su rodilla derecha tenía afectado el ligamento cruzado anterior, aunque faltaba la confirmación de que el ligamento se encontraba roto. El jugador albiazul será intervenido y los médicos calculan que su recuperación se prolongará en torno a un semestre.

Burgui sufrió un fuerte golpe en un encontronazo fortuito con un compañero en la sesión del pasado martes. La aparatosa inflamación impedía ver con nitidez la dolencia que sufría el extremeño, que hoy conocerá el alcance exacto de su preocupante lesión. El Alavés pierde así a uno de los recambios más sólidos para la posición de extremo en ambas bandas, que a día de hoy llevan el nombre de Inui y Jony, pero que carecen de un relevo claro.

Gonzalo de las Heras

El propio jugador parecía tener clara anoche la gravedad de su lesión y ya daba por hecho que estará «seis meses» alejado de la competición. Aunque aseguraba afrontar su recuperación «con mucha fuerza y positividad», para volver a «dar todo lo que este gran club merece», aseguró en las redes sociales.

«Me asusté mucho»

Detalle de la herida de Duarte. E. C.

Rubén Duarte, por su lado, continúa con el proceso de recuperación del corte de cinco centímetros que sufrió en el muslo de su pierna izquierda al filo del descanso ante el Eibar en Mendizorroza.

«Me asusté mucho. Y por la zona en que fue, se me pasaron muchas cosas por la cabeza», reconoció el lateral en unas declaraciones emitidas por el club. El almeriense recibe un tratamiento especial para acelerar la cicatrización de sus cinco puntos de sutura.

Un golpe fortuito con los tacos de la bota de Fernando Pacheco le provocaron al jugador una herida, por lo que tuvo que ser retirado en camilla. Una vez en la enfermería del estadio, los servicios médicos atendieron al jugador y le suturaron la herida.