DOS BUENOS EJEMPLOS

No dejan de ser el Leganés y su entrenador una referencia para nuestro equipo

Raúl Alústiza
RAÚL ALÚSTIZA

Comentaba hace unos días la presidenta del Leganés, Victoria Pavón, que el éxito de su equipo está en rodearse de buena gente, entendiendo lo de buena gente por competentes profesionales. Sin embargo, es muy común en el fútbol y en la vida oír a dirigentes que prefieren rodearse de fieles que de brillantes. Nunca he entendido por qué los brillantes no pueden ser fieles, aunque sí dudo mucho de que los mediocres y fieles sean brillantes. Además la presidenta, sin decirlo directamente, daba a entender que lo que le hacía grande a su institución era que los valores sociales y deportivos están por encima de los objetivos competitivos a cualquier precio.

No deja de ser el Leganés una referencia para nuestro Glorioso, ya que es evidente que tanto ellos como nosotros no vamos a ser muy importantes por ganar títulos mundiales, pero siempre podremos ser mundialmente queridos y reconocidos por ser ejemplares. Un club de fútbol por su repercusión mediática ha de ser una referencia ejemplar en su entorno demográfico tanto por los valores sociales y deportivos que transmite como por su gestión institucional en general, como la deportiva en particular. Algo que garantiza el apoyo de su entorno social, ya que este se verá representado por esos valores, independientemente de que les guste o no el fútbol.

La presidenta hablaba de su entrenador, Asier Garitano, con un tono cariñoso y casi familiar, como si fuese alguien que lleva toda la vida con ellos y que representa su filosofía. Garitano es ese tipo de técnico de perfil bajo, como califican algunos a esos preparadores que como jugadores no ganaron una ‘Champion’. Es lo que pasa cuando confundimos habilidades motrices para jugar al fútbol con habilidades mentales personales y conocimientos teóricos para dirigir un equipo. Haciendo un paralelismo con la Gramática, podríamos decir que es como si a uno le nombran catedrático de Lengua por el simple hecho de hablar bien.

Podemos decir sin miedo a equivocarnos que el Leganés es un reflejo de su entrenador, un equipo muy bien trabajado, que no destaca en nada concreto, pero es bueno en casi todo. Donde el mérito no está tanto en su habilidad para plantear como su habilidad para entrenar, ya que esto condicionará que luego los planteamientos vayan de memoria. Pero como cualquier equipo bien trabajado, también tiene sus puntos débiles que se les atragantan.

Creo que para el partido de hoy en Mendizorroza sería bueno poder dejarles que ellos lleven un poco la iniciativa del juego para que así luego nosotros llevemos la del partido. Dejándoles en cierta medida que dominen territorialmente y la posesión, algo que hace que no se encuentren cómodos. Ellos prefieren que se les presione su salida o inicio del juego, porque ese concepto lo tienen muy bien trabajado. Superan con relativa facilidad esa presión, lo que hace que inmediatamente salgan verticales hacia la portería contraria por medio de contraataques o transiciones rápidas y muy peligrosas. Por lo tanto, ojo con la presión alta, ya que si no se realiza perfectamente, es su verdadera trampa. Creo que la clave está en que nuestro equipo consiga descolocar al rival intentando amagar con una engañosa presión arriba para replegar, y amagar con un engañoso repliegue atrás para presionar arriba, en definitiva, que no tengan referencias.

Y evidentemente, por lo que respecta a la parte ofensiva del Alavés, hay que mejorar la precisión en las combinaciones para dar continuidad, dinamismo y fluidez a la circulación de la pelota y que se generen con más asiduidad transiciones ofensivas que hagan merodear con más frecuencia el área rival.

Y como siempre hay noticias de la cantera, considero como un acierto por parte del Alavés ese cruce o trueque de entrenadores que se ha producido entre el que hasta diciembre era técnico del convenido NK Rudes (Croacia), Iñaki Alonso, con el del primer equipo juvenil, el croata Dinko Jelicic. Principalmente, porque este míster croata podrá aportar en ese club convenido todos los conocimientos que ha adquirido al lado de expertos en metodología del fútbol base como son Ibon Etxezarra o Endika Gabiña, entre otros numerosos técnicos cualificados del fútbol alavés que colaboran con la cantera.

Y lo que no puede pasar es el caso de Raúl del Pozo, un auténtico experto, que llevaba varias temporadas de responsable de la organización deportiva y la metodología en el Aurrera, club convenido el Alavés, y como ya es costumbre se lo ha apropiado un rival, el Eibar.

Igualmente, también me parece un acierto la cesión de Einar Galilea al Rudes, ya que por un lado posiblemente sea ese punto que le falte al jugador para terminar de madurar. Y por otro, por aquello de que lo de fuera siempre parece mejor, y a ver si así, y en un par de temporadas fuera de Ibaia, recuperamos al hijo pródigo que se tuvo que marchar de casa para ser valorado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos