Pacheco, el aval que siempre responde

Pacheco, que protagonizó numerosas paradas ante el Barcelona, se estira hacia un balón que tras el disparo de Messi acabó en el palo./Albert Gea
Pacheco, que protagonizó numerosas paradas ante el Barcelona, se estira hacia un balón que tras el disparo de Messi acabó en el palo. / Albert Gea

La exhibición del portero del Alavés en el Camp Nou confirma al guardameta como la figura albiazul más relevante

IÑIGO MIÑÓN

El nuevo Deportivo Alavés ofreció pocas sorpresas en su puesta de largo oficial, en el Camp Nou (3-0), un contexto complicado para extraer demasiadas conclusiones. Lo esperado. Un equipo ordenado en las labores de contención, sacrificado, solidario y generoso en el esfuerzo. Con problemas en la zona de creación, que demanda refuerzos, además de Tomás Pina, ausente por lesión. Y vigilado en la retaguardia por Fernando Pacheco, el principal aval albiazul a día de hoy. El guardameta pacense siempre responde. Un seguro de vida para un conjunto que fía buena parte de sus opciones de éxito a su solvencia defensiva, más allá de la complicada empresa inicial en el coliseo blaugrana.

La realidad es que el notable ejercicio de supervivencia del conjunto alavesista estuvo barnizado por el gran trabajo del portero alavesista, principal responsable de que el resultado final no se estirara más allá de los tres goles, en los que poco pudo hacer. Salvó una ocasión muy clara de Dembelé en la primera mitad y en la segunda volvió a evitar lo que parecían goles claros de Jordi Alba, Luis Suárez y Coutinho, que no pudiera superar al extremeño en el uno contra uno, la especialidad de un cancerbero que derrocha calma y seguridad en este tipo de acciones.

Solo una muestra de un amplio repertorio que crece cada temporada al ritmo de la experiencia del protagonista en Primera División. Superviviente del último ascenso albiazul -junto a Laguardia y Manu García-, a sus 26 años ya está consolidado en la máxima categoría, donde el pasado curso finalizó como el guardameta que más paradas firmó en el campeonato (123, más de tres por encuentro). Lo cerró con una exhibición en el Sánchez Pizjuán para, en su línea de sobresaliente regularidad, abrir el siguiente con otra en el Camp Nou.

Estabilidad en la portería

Un gran escaparate que le confirma como uno de los mejores porteros españoles del momento. El director deportivo y el entrenador, obviamente, cuentan con un meta de acreditada garantía en Primera. Y, en principio, no está en venta, pero el club no vería con malos ojos un posible traspaso si llega una oferta satisfactoria y su gran actuación del sábado ha reactivado los radares que algunos clubes tenían puestos sobre el guardameta albiazul, con contrato hasta 2020 y una cláusula de rescisión cercana a los 40 millones de euros -las ligas inglesa e italiana han cerrado sus respectivos plazos de contrataciones-. Una salida poco probable, pero que nunca puede ser descartada.

Fernando Pacheco ha puesto fin a muchos años de inestabilidad en la portería de Mendizorroza: hasta 17 guardametas en una década hasta su llegada, siendo Costanzo, Bernardo y Rangel los únicos que alcanzaron cierta regularidad, sin llegar a los registros del pacense, que cumple su cuarta temporada como titular indiscutible en el equipo babazorro. El sábado cumplió su partido 115 en Liga con la elástica albiazul, a solo ocho de igualar a Alfonso Subero, Tito, como el portero que más veces ha jugado con el Alavés en las tres primeras categorías. En Primera División, con 75 comparecencias, únicamente le supera ya Martín Herrera (94).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos