Un aniversario dulce para el Alavés

Expectación. Pacheco, Manu García, Mery Ortiz de Pinedo y Vera Martínez sujetan ante los aficionados la tarta de aniversario, obsequio de la pastelería Luis López Sosoaga. / Igor Aizpuru

Decenas de aficionados aprovecharon el 98 cumpleaños del club albiazul para conseguir autógrafos de sus ídolos

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Nunca es pronto para convertirse en albiazul. Así lo han entendido, con buen criterio, Josu y Zuriñe. Ayer se plantaron en el 98 cumpleaños del Alavés con Einar, «nacido en fiestas», en brazos. Cinco meses recién cumplidos para sellar un paso más en la alianza. «Se llama así por el jugador (Einar Galilea) y le hicimos socio a los tres días», explica la madre. «Nos hemos hecho foto con los cuatro, pero Manu García -recalca- es especial». El capitán vitoriano. Siete temporadas, 212 partidos con la camiseta alavesista. Junto a él Vera Martínez, defensa de las Gloriosas. En la mesa contigua, Mery Ortiz de Pinedo, el brazalete del equipo femenino, y Pacheco. «¿Está San Fernando», se escucha al fondo de la fila. Sí, lo mismo acuna niños con guante de seda que saca en largo ante un comentario sobre la reciente marcha de Ibai.

El aire de la ilusión sobró ayer para soplar las velas. Una iniciativa del club donde los cuatro representantes de los conjuntos albiazules masculino y femenino se sentaron en la tienda de la calle General Álava para repartir autógrafos y fotos. Decenas de niños y niñas, jóvenes y familias se reunieron para obtener el botín. No siempre se cumplen años con el Alavés en las posiciones europeas. Ni con el conjunto de Joseba Basarrate en plena pelea por lograr el ascenso a la Liga Iberdrola. EL CORREO se unió a la fiesta con una tarta alavesista conmemorativa, obsequio del pastelero Luis López de Sosoaga. Dulce aniversario.

Aunque también hay acidez de estómago entre los aficionados por los dos partidos consecutivos -Rayo Vallecano y Levante- que se jugarán los lunes en Mendizorroza a las nueve de la noche. Bien lo saben Ainhoa y Rubén, que han acompañado a Ander e Izan, 7 y 4 años, a comprobar que los futbolistas son de carne y hueso. «Los vamos a llevar a los dos partidos, espero que no nos quiten la custodia», apunta con sarcasmo el padre. «Estoy cabreadísimo, ponlo, ponlo». No era cuestión, en cualquier caso, de desilusionar a Izan. Más bien lo contrario. Cumple 5 años «este sábado» y ha sido una sorpresa. Con 93 menos que el Alavés, a los dos les queda cuerda para rato.

Las bufandas albiazules presiden las mesas. 'Deportivo Alavés' y 'El Glorioso nunca se rinde', aunque envejezca. Como el Babazorro, que pulula por ahí. Asoman también Fernando, Alain y Miren. Los dos últimos voces blancas, aunque se supone que también azules. Claro. El padre les anima a responder. «He venido para que Manu García me firme», dice ella. Alain apuesta por Pacheco, «es muy bueno», aunque también por Vera Martínez. «Es que es su entrenadora. Ahora debían estar jugando en Betoño, pero esta vez no porque ella tenía que estar aquí», aclara el padre.

«Los tengo enmarcados»

Por allí aparecen Lola y Carlos (11 años), también a la captura de la instantánea. Pacheco observa con interés la foto que el joven le enseña en su móvil. Sonríe y le abraza. «Es que le he enseñado una imagen de sus guantes, que los tengo enmarcados». También asiduos de Mendizorroza. Poco a poco con solera. «Hemos visto ya los dos últimos ascensos». Es decir, 2013 a Segunda y 2016 a Primera. No se puede subir más. Aunque la escalera albiazul, nadie lo duda, aspira ahora a elevarse sobre la muralla europea.

Ingrid corretea con poco más de dos años; Aratz, con primaveras similares -si es que existen en Vitoria- exhibe su 19 de Manu García... ¿Te gusta el fútbol?, pregunta Vera a Janire, de nueve años, que se apunta a la fiesta con camiseta incluida junto a su hermana Nora (6). «Me gustan los dos», especifica, sobre sus preferencias futbolísticas. Jon, el padre, tampoco consigue que entre en más detalles.

Tampoco es necesario. '98 años, un sentimiento que nos une', evoca el cartel anunciador. Toca repartir postales con los números de los futbolistas: Mery (15), Manu García (19), Vera Martínez (21) y Pacheco (1). Entre Manu y Vera forman, curiosa o no tan curiosamente, un 1921. La cifra mágica. 98 años después el Alavés sobrevive a su propia historia.