Anderson Arroyo atiende a los periodistas durante su presentación. / IGOR MARTÍN

Deportivo Alavés

Anderson Arroyo: «Lateral o central, me da un poco igual, donde el míster me necesite»

El colombiano llega al Alavés con opción de compra, pero «el primer objetivo es el ascenso, después ya pasarán cosas»

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Sergio Fernández quiere zanjar el debate sobre la posición en el terreno de juego de Anderson Arroyo (Colombia, 1999): «Es un lateral derecho que puede jugar de central», subraya el director deportivo albiazul, que desgranó las virtudes en banda del futbolista chocoano.

«Viene porque sus cualidades nos indican que en él podemos encontrar ese lateral moderno, con grandes capacidades físicas y proyección en ataque». Un defensa polivalente, sí, pero que en el boceto inicial del Alavés parte como carrilero.

Al colombiano no le importa mucho ese debate. Acepta el reto en cualquiera de las dos demarcaciones y se pone a disposición del entrenador en la que sea: «Me da un poco igual, lateral o central, si el míster me necesita ahí estaré», apunta un jugador que, según su propia definición, puede aportar «velocidad y salida de balón» además de fortaleza defensiva.

Arroyo llega a Vitoria cedido por el Liverpool, igual que el curso pasado en el Mirandés (39 partidos en Segunda). Con una opción de compra, aunque él no piensa demasiado en ese futuro. «El primer objetivo es ascender a Primera, tanto el mío como el del club», destaca.

«A partir de ahí pasarán cosas», aunque «si he venido aquí es porque me gustaría hacer muchas cosas con este club», precisa. Un paso más en su carrera, a priori. Si en Anduva peleaba por la permanencia, en Mendizorroza lo hará por el ascenso.

Varia cesiones

«Son retos y hay que afrontarlos de la mejor manera, para eso estamos trabajando», concluye el que será el segundo jugador colombiano en vestir oficialmente la camiseta del Alavés, después de Dani Torres. Ya está acostumbrado. El cambio ha sido una constante en la carrera de aquel niño que iba a entrenar en ayunas mientras soñaba con imitar a Dani Alves.

De la escuela 'Picapiedras' de su Quibdó natal, en el departamento de Chocó, a Linajes. De Linajes al Boca Juniors de Cali. Después, tras ser internacional sub'15, a Fortaleza. Y de allí, ya como internacional sub'17, al Liverpool, donde diferentes destinos se han ido sucediendo en forma de cesión: el Mallorca B, el Gante belga, el Mladá Boleslav checo, el Salamanca, el Mirandés... Y el Deportivo Alavés. «Un gran club, estoy muy feliz de estar aquí», concluye Anderson Arroyo, al que el vestuario de Ibaia ya conoce como 'Ander'.