El Alavés renueva a Pacheco y Laguardia

Laguardia y Pacheco en su anterior renovación. /Igor Aizpuru
Laguardia y Pacheco en su anterior renovación. / Igor Aizpuru

El conjunto albiazul ata a las estrellas insignia de su proyecto deportivo; el central seguirá en Vitoria hasta 2022, y el portero, un año más

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Mientras el fútbol hace cada vez más prohibitiva la creación de emblemas e ídolos en los clubes modestos, el Alavés se ha asegurado la continuidad de sus dos buques insignia. Fernando Pacheco y Víctor Laguardia seguirán en el conjunto albiazul más allá del 30 de junio de 2020, cuando expiraban los contratos de ambos. En una operación relámpago, el club ha anunciado este jueves la renovación de sus pilares maestros, que con el nuevo acuerdo vivirán su plenitud futbolística en Vitoria. El central extendió su vínculo hasta 2022, cuando tendrá 32 años. El guardameta, mientras tanto, contará con el acuerdo de mayor duración de la plantilla, hasta 2023, cuando habrá cumplido los 31.

El Alavés quería evitar a toda costa entrar en el último año de contrato de Pacheco y Laguardia con las negociaciones todavía pendientes, un escenario que habría atraído a múltiples clubes y obligado al conjunto albiazul a realizar una apuesta mucho más elevada por retener a sus principales figuras. La entidad del paseo de Cervantes aceleró las conversaciones durante el parón navideño, con la permanencia más que encarrilada tras el triunfo ante la Real Sociedad, y se apresuró a garantizarse el futuro de dos hombres insustituibles en el esquema de Abelardo.

El club consideraba estratégica y esencial la renovación de ambos futbolistas, los únicos supervivientes del último ascenso junto a Manu García, y que a día de hoy, después de dos temporadas completas en Primera y en continuo crecimiento, ejercen como líderes indiscutibles. El peso de los jugadores en la plantilla es doble: por un lado, está su indiscutible liderazgo en el vestuario, donde actúan como ejemplo de los jóvenes y los recién llegados, un papel determinante en un conjunto acostumbrado a copiosos desembarcos cada verano; por otro, su jerarquía en el terreno de juego, donde ambos son inamovibles. El central es el único futbolista que ha disputado todos los minutos en Liga, mientras que el portero solo se perdió dos choques por lesión, después de jugar otros tantos con el tobillo maltrecho.

Laguardia y Pacheco, indiscutibles en los esquemas de Abelardo.
Laguardia y Pacheco, indiscutibles en los esquemas de Abelardo. / Efe

Laguardia y Pacheco han protagonizado una evolución deportiva exponencial de la mano del Alavés, y contemplaban continuar en Vitoria más allá de 2020 como primera opción. El central ha desarrollado un enorme vínculo sentimental con el club y la grada, con la que ha vivido un ascenso a Primera, una final de Copa, una larga recuperación de su grave lesión de rodilla y una permanencia agónica, entre otros logros. «Ahora sí me imagino el resto de mi carrera en este equipo», deslizó en una entrevista con este periódico durante la última pretemporada.

Operación de gran calado

Pacheco, por su lado, encarna la figura del futbolista cuya salida parece inminente en cada mercado de fichajes, pero que se mantiene imperturbable ante los continuos rumores que lo sitúan en múltiples clubes. El extremeño, en ese sentido, siempre ha mantenido abierta la puerta a continuar en el Alavés, donde se ha convertido en portero de primer nivel y en un serio aspirante a ser convocado por la selección española absoluta. La operación que ha cerrado el club con el portero, sin embargo, es de enorme calado, ya que su creciente cartel en el mercado empezaba a complicar su futuro como albiazul. Con la renovación, el Alavés no solo liga el futuro de uno de los mejores guardametas de la categoría hasta los 31 años, sino que se evita casi de manera definitiva el amargo trago de ver salir gratis a su principal activo deportivo.

Pacheco y Laguardia tratan de alejar un balón aéreo del área albiazul.
Pacheco y Laguardia tratan de alejar un balón aéreo del área albiazul. / Efe

El conjunto albiazul afronta ahora un mercado de invierno mucho más liviano, con menos obligaciones pendientes y sin necesidad de fichajes para el bloque titular. Los próximos movimientos del club, en este sentido, se centrarán en proponer la renovación a Ibai -lo hará a principios de enero-, en buscar una salida para Daniel Torres y permanecer alerta a las posibles oportunidades que se presenten en el bazar invernal.

Las renovaciones de Pacheco y Laguardia, en este sentido, han actuado como un rayo de luz en las perspectivas de futuro del Alavés, al que se le amontonaba el trabajo en la mesa de las renovaciones de cara a la próxima temporada. El portero y el central encabezaban una nutrida lista que también lleva los nombres de Duarte y Wakaso, titulares habituales. Asegurarse la continuidad de las principales estrellas de la plantilla, además, podría animar a otros jugadores a ligar su porvenir al conjunto vitoriano, que ha protagonizado el golpe de mano más esperado para apuntalar su futuro en el fútbol de máximo nivel.

Pacheco

2023
es el año en el que expira su nuevo contrato, el más largo de la plantilla albiazul.
26
años tiene ahora el guardameta albiazul, que tendrá 31 cuando finalice su recién estrenado acuerdo.
Figura clave
El meta es el principal activo de la entidad, tanto en lo deportivo como en el mercado

Laguardia

2022
El central estira su actual contrato por dos años más. Su duración está a la altura de la de jugadores como Guidetti y Martín.
29
años tiene ahora Laguardia, que llegará a los 32 como jugador del Alavés.
Trayectoria albiazul
El ascenso, la final de Copa, la salvación y su grave lesión le han unido mucho al equipo y a la grada
 

Fotos

Vídeos