El Alavés recibe una acogida de pura devoción