Fútbol

El Alavés presenta el recurso por las primas a Pellegrino y sus ayudantes

Pellegrino, en la entrada del Palacio de Justicia de Vitoria, al que acudió este verano para participar en el juicio contra el Alavés. /Rafa Gutiérrez
Pellegrino, en la entrada del Palacio de Justicia de Vitoria, al que acudió este verano para participar en el juicio contra el Alavés. / Rafa Gutiérrez

Tras ser condenado a pagar más de medio millón neto, se aferra a que la sentencia admite que la cláusula de los pagos «no resulta todo lo clara que sería deseable»

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

El Alavés pelea para cambiar el signo de la sentencia del juzgado de lo social número 4 de Vitoria que, en este momento, le obliga a pagar más de medio millón de euros netos a Pellegrino y sus cuatro ayudantes en la dirección albiazul de la temporada 2016-2017. La que concluyó con la final de Copa ante el Barcelona. Aquel partido que supuso un ingreso de 100.000 euros para cada uno de los jugadores de la plantilla en concepto de prima. El cuerpo técnico reclamó después el mismo importe y, tras el juicio, su demanda fue estimada de forma «íntegra» el pasado mes de julio.

Hace apenas unos días, el club vitoriano presentó el recurso de súplica ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJ). En él solicita que se «proceda a revocar» la sentencia anterior «sustituyéndola por otra más ajustada en derecho». En definitiva, que se desestime la demanda presentada por el cuerpo técnico de la temporada del regreso a Primera y se «absuelva» al Alavés de «las peticiones realizadas en su contra».

Aunque la argumentación albiazul es amplia, en el recurso, al que ha tenido acceso EL CORREO, el club se aferra a que la propia juez, en su sentencia condenatoria, admite que la cláusula de los pagos a la que recurrieron el extécnico albiazul y sus ayudantes para reclamar las primas «no resulta todo lo clara que sería deseable». Se trata de una parte del contrato que asegura que todos ellos participarán «en la forma que se acuerde, en las primas colectivas por consecución de objetivos deportivos que de manera discrecional pueda determinar el consejo de administración» del Alavés.

La entidad albiazul plantea de inicio en su recurso que existen dos posibilidades sobre la cláusula que ha generado las diferencias. La primera que, pese a la ambigüedad, se considere válida, como así ha entendido la juez. En ese caso, la entidad albiazul asegura, basándose en diferente jurisprudencia, que ante las posibles diferencias de interpretación hay que recurrir a «la voluntad real» y «a los actos» realizados por las partes.

El Alavés asegura en ese sentido que «sorprende» que «según parece, el único motivo de la condena sea que el club redactó una cláusula poco clara». En ese sentido, rebate que se tratara de un contrato realizado unilateralmente al recordar que el documento fue «negociado previamente» y se facilitó un «borrador» al agente de Pellegrino para «su revisión y posible alteración». En definitiva, recuerda que tanto el preparador argentino como sus ayudantes tuvieron «tiempo suficiente para analizar sus contratos y proponer redacciones más claras» sobre la cláusula sobre la que se discute. Incluso asegura que si hay alguien al debe achacarse ese párrafo «oscuro» es a la parte demandante.

Nunca hubo «intención»

La entidad albiazul se basa igualmente, en lo que respecta a la voluntad de las partes, en que nunca hubo «intención» de que los técnicos tuvieran «una participación automática» en cualquier prima que se concediese a los jugadores y sí la de reservar «la posibilidad» de negociar con ellos, algo que no se produjo, al contrario que sucedió con los futbolistas de la plantilla. En ese sentido, el club apunta que existieron negociaciones concretas, que incluyeron un 50% de la prima para los jugadores que habían abandonado el club en el mercado invernal y también la inclusión de Sergio Llamas y Einar Galilea en los pagos pese tener ficha del filial. El Alavés insiste en que ni Pellegrino ni sus ayudantes tomaron parte en aquellas conversaciones. También recuerda que el técnico ya disponía en su contrato de una prima individual por ganar la Copa del Rey (350.000 euros) y se pregunta si en caso de haber levantado el título al técnico le hubieran correspondido dos incentivos por un mismo objetivo.

Por otra parte, la entidad albiazul también apela a la posibilidad de que la cláusula en cuestión sea declarada «inválida», por no ser clara, en base a jurisprudencia que afirma que es posible anular una parte de un contrato sin que afecte al resto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos