El Alavés define su nueva imagen

Nuevo escudo impreso en una camiseta. /Igor Martín
Nuevo escudo impreso en una camiseta. / Igor Martín

El escudo pasa a ser redondo como gran novedad e integra el banderín triangular tradicional del club

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

En 2017 el Alavés realizó un sondeo entre aficionados para modificar su escudo y ayer, tres años después y camino del centenario de la entidad, el club presentó el nuevo emblema. En la sala VIP de Mendizorroza, el presidente Alfonso Fernández de Trocóniz y el responsable de diseño del grupo Alavés-Baskonia, Asier Samaniego, participaron en el estreno del nuevo logo. Redondo, es la gran novedad, aunque integrado en él aparece el tradicional banderín triangular que ha presidido el primer siglo del club. «Seguir evolucionando, respetando la esencia del pasado», fue el lema del club.

Asier Samaniego remarcó que el club creía que se trataba del «momento de relanzar» el escudo y seguir con una evolución que, en realidad, viene desde 1921. En algunos casos con modificaciones relevantes, aunque las variaciones habían sido escasas durante las últimas décadas de la entidad de Mendizorroza. El triángulo que forma el emblema sí se había modernizado levemente desde los años noventa, sobre todo con pequeñas diferencias en cuanto al tipo de azul. Ahora, el azul marino queda como único color junto al blanco.

«Parcheando» 25 años

La modernización y la adaptación del distintivo «a los nuevos soportes» ha sido una de las claves para este cambio. No se trata de un escudo simplemente para el año del centenario, sino del que lucirá el Alavés en todas sus prendas de ahora en adelante. «Durante los últimos 25 años se ha ido parcheando por problemas de legibilidad del nombre y ahora» –precisó Samaniego– «hemos querido solucionar ese problema y poner un poco de orden».

La clave en el proceso de elaboración del nuevo escudo fue «el banderín», explicó. En definitiva, lo que ha distinguido la imagen del club durante casi un siglo. «Es lo que los aficionados nos trasladaron que no había que perder. El elemento central». A partir de ahí, Samaniego argumentó que la recién estrenada rodela gana como imagen «porque quita líneas anteriores como de tiza y queda con trazos claros y limpios».

Respecto al círculo final, apuntó que era la «lógica evolución desde la elipse» que rodeaba anteriormente a la bandera alavesista. También enumeró algunos detalles, como que las letras DA (Deportivo Alavés) se trasladan a «la franja central», además de mantener el 19 y el 21, que juntos hablan del año de creación del club vitoriano. Sin olvidar que el banderín albiazul ahora «ondea. Nos daba la sensación de que se transmite que el club avanza».

El Alavés, en definitiva, se integra en el grupo de clubes que en los últimos años han modificado su imagen (Juventus, Atlético de Madrid, Liverpool entre otros) con el objetivo de hacerse más reconocibles. Un equipo albiazul que, como recordó el presidente Fernández de Trocóniz, vivirá «su decimosexta temporada en Primera, sin olvidar de dónde venimos y dónde no podemos volver».

Pincha aquí para ver la presentación del nuevo escudo.

Modernidad a cambio de perder singularidad en el emblema

El Alavés presentó un nuevo emblema adaptado a los tiempos y a los soportes digitales. La modernidad manda, aunque la realidad es que el club albiazul pierde singularidad en su escudo. El triángulo habitual, muy poco utilizado en los logos futbolísticos, deja paso a un círculo, la tónica general durante la última década en las modificaciones de los logos. El escudo albiazul, así lo reconoció el propio Asier Samaniego, se asemeja en algunos aspectos a las modificaciones realizadas por clubes ingleses y alemanes en los últimos tiempos. Desde el Manchester City, al Bristol, Hertha Berlín... El debate sobre la idoneidad o no del nuevo escudo quedó abierto desde ayer y todo apunta a que seguirá durante las próximas semanas.