Piterman, durante su etapa en el Alavés. / E. C.

El Alavés pide una pena de hasta nueve años y medio de cárcel para Piterman y Nereo

Les acusa de un «delito continuado de apropiación indebida, falsedad contable y delito societario» y solicita una multa de 15.000 euros para cada uno

Jon Aroca
JON AROCA

El Deportivo Alavés solicita hasta nueve años y medio de pena de cárcel para Dmitry Piterman y José Nereo Ruiz por el presunto saqueo al que sometieron al club vitoriano durante el trienio en el que el ucraniano fue máximo accionista. La entidad albiazul ejerce como acusación particular en el proceso y solicita la pena de casi una década de reclusión para cada uno, a los que acusa «de la presunta comisión de delito continuado de apropiación indebida, falsedad contable y delito societario».

Además, el Alavés cifra en 15.000 euros la multa para cada uno de ellos por los tres presuntos delitos, que dejaron al club en una situación crítica, al filo de la desaparición. También cifra la responsabilidad civil en más de cuatro millones de euros, «sin perjuicio de su cuantificación definitiva». Ahora es momento para que ambos acusados planteen, si lo desean, sus alegaciones.

Hace unos días, la Fiscalía pidió en sus conclusiones provisionales un global de siete años de cárcel para cada uno de los investigados y consideró probado que, al menos, «se apropiaron» de 3.161.968 euros pertenecientes a la entidad albiazul. Aún se desconoce la fecha en la que se podrá celebrar el juicio, cumbre un largo proceso, aunque fuentes internas del Palacio de Justicia de Vitoria hablan «del próximo año» para la vista oral.

El proceso arrancó en 2013. Aunque no fue hasta dos años después cuando el juzgado localizó al magnate en Estados Unidos, donde reside, para que prestase declaración. Pero tuvieron que transcurrir dos años más para que esto sucediera. En mayo de 2017, se decretó una orden de detención internacional contra él para que compareciera ante el Juzgado número 2 de Vitoria. Fue entonces cuando el magnate eligió un nuevo abogado -su letrado durante su etapa en el Alavés, Javier Tebas, es desde 2013 presidente de La Liga- y, en diciembre, declaró desde San Francisco por videoconferencia.

En 2021, la Justicia dio por terminada la fase de esclarecimiento de los hechos e imputó a Piterman y Nereo. Excluyó a la tercera investigada, la que fuera esposa del magnate y también miembro del consejo de administración del Deportivo Alavés, Milanendra Vikramsingh, por estar ilocalizable para prestar declaración, aunque dejó la puerta abierta a exigirle responsabilidades penales. Cuenta con una orden de búsqueda y captura internacional vigente hasta 2027. El ucraniano buscó entonces dilatar el proceso con una serie de recursos a los que también se adhirió Nereo. En ellos apuntaban a delitos prescritos o indicios insuficientes. En abril del año pasado la Audiencia Provincial tumbó todas las alegaciones.

Tras seleccionar fecha para el juicio, deberá determinarse cómo declara Dmitry Piterman, residente en los Estados Unidos. Ante las mínimas opciones de que se presente en Vitoria, el ucraniano podrá hacerlo por videoconferencia o, incluso, ignorar las llamadas. José Nereo, que reside en Santander, sí que deberá presentarse en los Juzgados de la capital alavesa. Llegado el caso, sería más sencillo sancionarle ya que, al contrario que el que fuera su jefe, posee bienes y actividad empresarial en territorio español.

La acusación del Ministerio Público detalla los más de 3 millones de euros que se presuntamene se apropiaron ambos clubes. Entre los gastos, asegura que «los acusados se alojaron en el hotel Lakua, de cinco estrellas, y alojaron a personal vinculado a ellos abonando el importe de los gastos con fondos del Alavés». Un gasto cifrado en 278.184,44 euros. Entre los gastos también figura viajes en avión y estancias en hoteles de lujo. También pagó un millón de euros a una empresa por «asesoramiento deportivo, control de rendimiento de jugadores y preparación física».